WoW Crónicas II – El dilema del profeta

7 años antes del portal oscuro

En los meses anteriores al nacimiento de la Horda, los clanes lanzaron ataques esporádicos contra las partidas de caza draenei mientras reunían a sus tropas. Estos combates no tardaron en llegar a oídos de Velen y el concilio de exarcas. Los líderes draenei estaban preocupados por el repentino aumento de la violencia, aunque no sorprendidos.

Velen y sus seguidores asumían que las alteraciones elementales habían empujado a los orcos a la violencia.

A fin de cuentas, el clan Bladewind ya sacrificó a prisioneros draenei en un vano intento de apaciguar a los elementos.

Siguiendo instrucciones de Velen, los emisarios draenei trataron de establecer contacto con los clanes, pero sus acercamientos fueron ignorados o recibidos con abierta hostilidad. Cuando los exploradores Rangari informaron de que los clanes orcos se unían bajo un mismo estandarte, Velen y los exarcas comprendieron que la diplomacia de nada serviría. Los draenei debían responder a la agresión de los orcos.

Exarca Akama

En vez de atacar directamente, los líderes draenei optaron por defender sus posiciones. Velen y los exarcas aún desconocían que tras los orcos se ocultaba la siniestra presencia de la Legión Ardiente y consideraban que los orcos eran víctimas de los desastres naturales y las turbulencias elementales, como tantas otras criaturas de Draenor.

El exarca Akama, líder de los Vindicadores, organizó las defensas de los exiliados. Sus seguidores acudieron a proteger los asentamientos draenei repartidos por el mundo mientras los Artificieros reforzaban las defensas de Shattrath y el Templo de Karabor.

Templo de Karabor

De forma simultánea, Velen investigó el origen de las alteraciones elementales. Aunque llegó a considerar la posibilidad de que la Legión estuviera involucrada de algún modo, no encontró nada que apuntara a la presencia de demonios en Draenor.

A pesar de todo, el Profeta no dejó vigilar las estrellas, siempre alerta ante un posible ataque de la Legión. Sin embargo, no descubrió que los demonios ya habían encontrado Draenor hasta que fue demasiado tarde.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.