WoW Crónicas II – El benefactor

Ner’zhul empezaba a recelar de la guerra contra los draenei. Había seguido el consejo de Rulkan, pero nada parecía mejorar. Los orcos se estaban convirtiendo en bestias sanguinarias mientras perdían todo contacto con los espíritus elementales. De hecho, los elementos permanecían en absoluto silencio desde el inicio de la guerra contra los draenei.

Kil’jaeden percibió la ansiedad de Ner’zhul y se dispuso a reforzar su control sobre el chamán. Una noche, el falso rostro de Rulkan apareció de nuevo en los sueños de Ner’zhul y mencionó a unos poderosos seres dispuestos a ayudar a los orcos a derrotar a los draenei. Una vez muertos, el equilibrio regresaría al mundo. Ner’zhul imploró a Rulkan que llamara a estos aparentes aliados.

La noche siguiente, uno de estos seres estableció contacto con Ner’zhul. Kil’jaeden adoptó la forma de una radiante entidad elemental y se apareció ante el chamán, conminándole a llevar a la Horda a la victoria antes de que los draenei organizaran sus defensas. De ser así, prometía Kil’jaeden, los elementos se sentirían complacidos.

Aunque al principio la presencia de este nuevo benefactor abrumó a Ner’zhul, en realidad solo consiguió inquietar aún más al chamán. Kil’jaeden ansiaba aniquilar a los draenei. Deseaba que los orcos masacraran a sus víctimas sin piedad. El benefactor parecía especialmente obsesionado con la muerte de un draenei llamado Velen. Ner’zhul nunca había comulgado con un espíritu tan violento.

Oshu’gun

Además, desde la aparición de Kil’jaeden, Rulkan había desaparecido de los sueños de Ner’zhul. El chamán necesitaba de su consejo, por lo que se encaminó en secreto hacia Oshu’gun. Allí pretendía restablecer contacto con su consorte fallecida y pedir consejo a otros espíritus ancestrales.

Sin embargo, Kil’jaeden era consciente de las intenciones de Ner’zhul. El anciano chamán no era el líder que él necesitaba. El señor demoníaco ordenó a Gul’dan establecer alianzas que le permitieran controlar el clan Shadowmoon. No podían confiar en Ner’zhul.

Teron’gor, en un futuro cambiará su nombre a Teron Sanguino al ser convertido en Caballero de la Muerte

Gul’dan se reunió con un joven pero respetado chamán Shadowmoon llamado Teron’gor. Para seducir al orco, el brujo le mostró el poder de la magia vil y le explicó que se trataba de una forma avanzada de chamanismo. Tras años sin comulgar con los elementos, Teron’gor experimentó el poder de la magia vil por primera vez.

La magia vil le permitiría dejar su marca en el mundo. La magia vil salvaría a su desgraciada raza.

Teron’gor fue solo el primer Shadowmoon en asumir el manto del brujo. Con el tiempo, Gul’dan sumó a otros chamanes a su causa. Si estos orcos tuvieron algún día intenciones nobles, el influjo de la magia vil las asfixió. La magia corruptora retorcía sus pensamientos y oscurecía sus corazones.

Ahora solo eran leales a Gul’dan.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.