El ascenso de la Horda – Capítulo Catorce

Drek’Thar llora cuando me cuenta estas cosas; las lágrimas brotan de unos ojos que ya no pueden ver el presente, pero que continúan viendo muy vivamente el pasado. No puedo consolarlo de ninguna forma. Que los elementos hayan vuelto a contestar su llamada, la mía, no es más que un ejemplo de su compasión y su capacidad de perdón, su deseo por ver restaurado el equilibrio.

La Cumbre que todavía alberga esa oscuridad ya no está en este continente. Estamos físicamente lejos de su maldad, pero todavía no estamos fuera de su sombra. La sombra que nos cubre desde hace tanto tiempo, desde el día en que fue profanado nuestro lugar más sagrado.

La sombra de una mano negra.

* * *

Durotan no se quedó dormido fácilmente. Tampoco Draka, a decir por los suspiros y las vueltas que dio en la cama. Al final se rindió y decidió permanecer despierto, repasando los acontecimientos del día. Todo en su interior le decía que había sido un error abrazar el camino de una magia que tan descaradamente se alimentaba del sufrimiento de otro ser vivo. Sin embargo, ¿qué otra cosa se podía hacer? Los elementos habían abandonado a los chamanes, incluso cuando los ancestros habían asignado esta tarea a los orcos. Sin poder usar ninguna magia como arma adicional, la superior tecnología y conocimientos de los draenei eliminarían a los orcos.

Se levantó y salió de la tienda dormitorio. Encendió un fuego para quitarse el fresco de las horas previas al amanecer y, en silencio, comió carne cruda y fría. Mientras desayunaba y observaba las luces del cielo, vio cómo un mensajero se aproximaba. Sin parar, el jinete arrojó un pergamino a Durotan y siguió adelante. Durotan lo desenrolló y cerró los ojos después de leer su contenido.

Dentro de dos días se celebraría una nueva reunión. Ese día, los jefes de clan deberían elegir un líder que hablara por todos ellos. Que tomara decisiones por todos ellos. Deberían seleccionar uno al que llamarían Jefe de Guerra.

Una mano suave le acarició el cabello. Levantó la mirada y vio cómo Draka leía por encima de su hombro.

—Será lo mismo si nos quedamos en casa —dijo con brusquedad—. De todas formas, el resultado está ya decidido.

Durotan le sonrió con tristeza.

—No solías ser tan cínica, querida.

—No solía vivir en tiempos como éstos —fue todo lo que dijo. En su corazón, sabía que estaba en lo cierto. Sólo había un orco que era lo suficientemente conocido por todos y tan carismático como para ser elegido Jefe de Guerra. Grom Hellscream podría ponerle las cosas un poco difíciles a Blackhand, pero Hellscream era demasiado impulsivo para inspirar confianza en el resto de orcos. Blackhand había sido una figura visible desde el primer momento, al principio oponiéndose a Ner’zhul y luego apoyándolo. Fueron sus chamanes los primeros que se convirtieron en brujos. Él había cosechado más victorias en sus ataques contra los draenei que nadie más.

Draka, como de costumbre, también tenía razón en esto. Y, dos días más tarde, Durotan contempló con tristeza cómo se contaban los votos de los jefes de clan y Blackhand, del clan Blackrock, era elegido por la mayoría. Sintió que varios orcos lo observaban mientras Gul’dan anunciaba su nombre y el gran orco se levantaba y, con falsa modestia, aceptaba el cargo. Durotan no se molestó, ni siquiera, en objetar. ¿Cuál sería el argumento? Él ya estaba siendo observado de cerca por sospecha de deslealtad. Ninguna palabra que él pudiera pronunciar podría cambiar nada.

En un momento, dirigió su mirada hacia Orgrim. Para el resto de los asistentes, el segundo en comando del clan Blackrock parecía un firme apoyo a su líder. Pero Durotan conocía a Orgrim mejor que nadie y se percató de cómo fruncía levemente las cejas en su frente y apretaba los labios, símbolo inequívoco de que tal vez Orgrim estaba tan descontento con la decisión como Durotan. Pero él tampoco dijo o hizo nada en contra de este resultado. Durotan pensó que quizás la posición de Orgrim, tan cerca de Blackhand, podría ayudar a mitigar de alguna manera el daño que estaba seguro que Blackhand podría llegar a hacer.

Blackhand estaba ahora saludando y sonriendo a la multitud que lo aclamaba. Durotan no podía objetar, pero tampoco era capaz de vitorear a un orco que representaba todo lo que él detestaba.

Orgrim permanecía tras su líder a la derecha de Blackhand. Gul’dan, del que Durotan estaba seguro que manipulaba las cosas, aunque sin saber exactamente cómo, estaba también por detrás suyo y miraba a Blackhand con respeto.

—¡Mis hermanos y hermanas orcos! —gritó Blackhand —. Es un gran honor para mí. Les demostraré lo mucho que merezco ser el Jefe de Guerra de este vasto mar de nobles guerreros. Mejoraremos, día tras día, nuestras armas y armaduras. Y, ahora, rechazamos a los impredecibles elementos para dar la bienvenida al verdadero poder, un poder que nuestros brujos controlan y manejan sin arrastrarse ni suplicar a nadie ni a nada. ¡Ésta es la liberación! ¡Ésta es la fuerza! Sólo tenemos un propósito, un objetivo claro. Vamos a eliminar a los draenei de nuestras tierras. Serán incapaces de resistir esta nueva marea de guerreros y brujos, esta Horda revolucionaria. Somos su peor pesadilla. ¡A la batalla!

Levantó su brazo y gritó:

—¡Por la Horda!

Y miles de voces apasionadas gritaron:

—¡Por la Horda! ¡Por la Horda! ¡Por la Horda!

Durotan y Draka regresaron a casa poco tiempo después de la elección de Blackhand, disgustados por haber tenido que permanecer allí más tiempo del deseado. Los chamanes se quedaron allí para iniciar su entrenamiento. Cuando varios días después volvieron, Durotan se percató de que volvían a parecer altos y orgullosos otra vez. Esta nueva magia les había devuelto la confianza en sí mismos, algo que se había evaporado como la niebla matutina cuando los elementos los habían abandonado. En ese sentido, Durotan estaba agradecido. Amaba a su clan y sabía que eran buena gente. No le gustaba verlos rotos y desanimados.

Al principio practicaban sus nuevas habilidades con bestias, uniéndose a las partidas de caza y enviando a sus extrañas criaturas tras uñagrietas y talbuks. Durotan todavía estaba preocupado por la agonía que sufrían las criaturas atacadas. Con el paso del tiempo, sus presas empezaron a sufrir menos, pero no porque se redujera su dolor, sino porque los brujos aprendieron a matar más rápido y con más eficiencia. El soporte que les prestaban los extraños —ayudantes— o —mascotas— como algunos brujos llamaban cariñosamente a los seres que firmemente tenían bajo su control, parecía marcar la diferencia.

Blackhand parecía disfrutar de su nueva posición. Casi todos los días llegaban mensajeros con pergaminos, cuyas armaduras y lobos parecían cada vez más ornamentados. Durotan tuvo que admitir que conocer lo que estaban haciendo los otros clanes era una información útil para todos.

Pero, un día, alguien que no era un mensajero entró en el campamento. Durotan reconoció sus ropajes; el orco que se aproximaba, montado en un lobo con un pelaje particularmente negro y brillante, era uno de los brujos personales de Blackhand, Kur’kul. Detuvo a su lobo, desmontó y se inclinó delante de Durotan.

—Jefe de los Frostwolf, traigo unas palabras para usted del Jefe de Guerra —dijo sorprendentemente con un tono de voz agradable. Durotan asintió al brujo y le indicó que caminara con él. Se alejaron hasta que Durotan se sintió seguro de que nadie podía escucharlos—. ¿Qué es lo que pasa para que Blackhand me envíe a uno de sus más importantes orcos? —preguntó.

Una sonrisa se escapó entre los colmillos de Kur’kul.

—Estoy visitando a todos los clanes —dijo con la clara intención de poner a Durotan en su lugar. Los Frostwolf no han sido particularmente honrados, por lo que parece. Durotan gruñó y cruzó los brazos sobre su pecho.

—El factor más importante para nuestra vitoria final y gloriosa sobre los draenei es nuestro número —continuó Kur’kul—. Ellos son pocos, nosotros somos muchos. Pero necesitamos ser más.

—Entonces, ¿cuál es el deseo de Blackhand? —gruñó Durotan—. ¿Tenemos que abandonar la guerra para dedicamos al apareamiento?

Kur’kul ni siquiera parpadeó.

—No hay que abandonar la guerra, pero sí… puedes animar a tus guerreros para que procreen. Recibirás honores por cada cría de orco que nazca en tu clan. Eso nos ayudará. Pero, desafortunadamente, lo que necesitamos ahora son más guerreros, no esperar seis años más.

Durotan lo miró sorprendido. Había entendido el comentario como un chiste sin gracia. Pero ¿qué era lo que pasaba?

—Hay que entrenar a los niños a partir de los seis años —continuó Kur’kul—. Son suficientemente fuertes como para combatir a los doce años. Reúne a todas las crías de tu clan.

—No lo entiendo —dijo Durotan—. ¿Reunirlas para qué?

Kur’kul suspiró como si Durotan fuera un niño estúpido.

—Tengo la habilidad de acentuar su crecimiento —dijo—. Les… daremos un pequeño empujón. Si cogemos a todos los niños que tengan entre seis y doce años y los hacemos crecer hasta los doce, incrementaremos el número de nuestros guerreros en el campo de batalla hasta en un cincuenta por ciento.

Durotan no podía creer lo que estaba oyendo.

—¡Me niego absolutamente!

—Me temo que no tienes elección. Es una orden. Cualquier clan que la rechace será tachado como traidor de la Horda. El clan tendrá que exiliarse y su líder y su compañera serán… ejecutados.

Durotan lo miró, sorprendido. Kur’kul le entregó un pergamino. Lo leyó, temblando de ira, y comprendió que lo que el brujo había dicho y era verdad. Él y Draka serían condenados a muerte y su clan, al exilio.

—Pero entonces, los privarás de su infancia —dijo fríamente.

—¿A cambio de su futuro? Sí. Drenaré un poco sus vidas… seis años valen la pena. No sufrirán ningún daño. Los niños del clan Blackrock no lo sufrieron. Blackhand insistió en que sus tres hijos fueran los primeros en disfrutar de tal honor. Y, a cambio, ahora pueden luchar por la gloria de la Horda, marcando la diferencia.

Durotan no estaba en absoluto sorprendido de que Blackhand hubiera permitido hacer semejante cosa con sus hijos. Por primera vez, Durotan se sintió feliz de que hubiera tan pocos niños en su clan. Sólo había cinco orcos que tuvieran más de seis y menos de doce años. Leyó una vez más la misiva y sintió furia y malestar al mismo tiempo. Estos niños deberían poder ser simplemente niños.

El brujo esperó con tranquilidad. Finalmente, Durotan dijo con un tono de voz deliberadamente duro para mostrar su dolor:

—Haz lo que tengas que hacer.

—¡Por la Horda! —dijo Kur’kul.

Durotan no contestó.

Lo que sucedió a continuación fue brutal.

Durotan se obligó a sí mismo a permanecer impasible mientras Kur’kul lanzaba un hechizo sobre los cinco niños Frostwolf. Se retorcieron de dolor, gritando y sacudiéndose sobre la tierra mientras sus huesos se estiraban y su piel y sus músculos se rompían por el crecimiento antinatural. Una horrible línea verde unía a los niños con el brujo, como si éste les estuviera succionando su verdadera vida. El rostro de Kur’kul mostraba una expresión de éxtasis. Si los niños estaban sufriendo, él definitivamente no lo hacía. Por un momento horrible, Durotan temió que el brujo no se detuviera en los doce años, sino que continuara succionándoles la vida hasta que los niños se convirtieran en ancianos.

Pero, afortunadamente, Kur’kul se detuvo. Los jóvenes orcos, ya nunca más niños, yacían en el mismo lugar donde habían caído justo cuando el proceso había comenzado. Durante un largo rato, no se despertaron y, cuando lo hicieron, rompieron a llorar suavemente, buscando el aliento que no encontraban, como si no les quedara fuerza para nada más.

Durotan se volvió hacia el brujo.

—Ya has hecho lo que habías venido a hacer. Vete.

Kur’kul lo miró ofendido.

—Jefe de clan Durotan, no…

Durotan lo agarró por su túnica escarlata. Una sensación de miedo cruzó el rostro del otro orco.

—Vete. Ahora.

Durotan lo empujó con fuerza y Kur’kul trastabilló hacia atrás, casi se cae al suelo. Miró iracundamente a Durotan.

— Blackhand no estará contento al escuchar esto —gruñó Kur’kul. Durotan no se atrevió a hablar; sabía que, si pronunciaba alguna otra palabra, su clan sería condenado. En su lugar, se dio media vuelta, temblando de rabia, y se dirigió hacia los niños, que ya no lo serían más.

Durante algún tiempo después, el clan Frostwolf no fue requerido para nada en concreto más que reportar sobre su entrenamiento e intensificarlo, razón por la que Durotan estaba aliviado y preocupado al mismo tiempo. De alguna manera sabía que, cuando Blackhand y Gul’dan decidieran encomendarle algo, la tarea sería difícil de verdad. No estaría decepcionado.

Durotan estaba mirando un nuevo modelo de armadura que el herrero acababa de crear cuando un jinete a lomos de un lobo entró en el campamento. Sin bajar de su montura, el jinete le arrojó a Durotan un pergamino, dio media vuelta a su lobo y partió. Durotan lo desenrolló y empezó a leerlo, abriendo de par en par los ojos. Miró rápidamente en busca de la figura que se acababa de marchar, no era un correo oficial.

Viejo amigo,

Estoy seguro de que no es ninguna sorpresa para ti saber que estás siendo observado. Te van a asignar una tarea, una que saben que eres capaz de completar. Así debes hacerlo. No sé cuáles podrían ser las consecuencias si no lo haces, pero me temo lo peor.

La misiva no estaba firmada, pues no había necesidad. Durotan conocía la caligrafía de Orgrim. Arrugó el pergamino y lo arrojó al fuego, y observó cómo se retorcía y doblaba sobre sí mismo mientras las llamas lo consumían.

Orgrim había enviado el aviso justo a tiempo. Esa misma tarde, un jinete vestido con el tabardo oficial se aproximó al campamento y le entregó al líder del clan Frostwolf un pergamino. Durotan asintió con la cabeza en señal de aceptación y lo dejó a un lado. No quería leerlo en ese momento.

Pero la mensajera parecía inquieta. No desmontó, pero tampoco ordenó girar a su lobo ni inició el camino de vuelta por las tierras de los Frostwolf.

—Me han ordenado que espere a conocer su respuesta —dijo después de una incómoda pausa.

Durotan asintió de nuevo y desenrolló el pergamino. La escritura era exquisita, por lo que intuía que Blackhand había dictado el mensaje, ya que el Jefe de Guerra, aunque inteligente y astuto, era prácticamente analfabeto.

Era peor de lo que se imaginaba. Durotan mantuvo una expresión neutral en su rostro, aunque con el rabillo del ojo vio que Draka lo observaba atentamente.

A la atención de Durotan, hijo de Garad, jefe del clan Frostwolf, Blackhand, Jefe de Guerra de la Horda, le envía saludos.

Ya habrás tenido tiempo de ver en acción las habilidades de nuestros recién entrenados brujos. Ahora es el momento de atacar a nuestros enemigos. La ciudad draenei de Telmor está muy cerca de las fronteras de su territorio.

Te ordeno que formes una partida de guerra y que la ataques. Orgrim me ha dicho que los dos entraron en la ciudad cuando eran niños. Que presenciaste el secreto por el que los draenei permanecen invisibles. Orgrim me ha dicho también que tienes una excelente memoria y que recordarás cómo exponer la ciudad a nuestros guerreros para iniciar el asalto.

Estoy seguro de que no tengo que explicarte lo que significa para la Horda destruir esta ciudad. Y para el clan Frostwolf. Responde a esta carta de inmediato y empezaremos los preparativos para el asalto.

¡Por la horda!

La firma era una marca de la mano derecha de Blackhand, estampada con tinta.

Durotan estaba furioso. ¿Cómo podía Orgrim haber revelado esa información? ¿Estaría del lado de Blackhand, después de todo, y por eso le habría explicado ese incidente y lo habría puesto a él al descubierto? La ira de Durotan se aplacó cuando llegó a la conclusión de que la información a la que se refería Blackhand —la de su visita a Telmor cuando eran niños, la forma en que la ciudad permanecía escondida y la extraordinaria memoria de Durotan para estas cosas— podría haber salido a colación en cualquier otra conversación, en cualquier otro momento durante los últimos años. Blackhand era lo suficientemente inteligente como para recoger cualquier migaja de información y guardarla hasta el momento más oportuno.

Durotan pensó en mentirles, en afirmar que no era capaz de recordar las palabras con las que Restalaan había hecho desaparecer la ilusión que mantenía la ciudad draenei a salvo y escondida a los ojos de los ogros… y, ahora, de los orcos. Había pasado mucho tiempo y sólo había oído pronunciar aquella frase una vez. Cualquier otra persona la habría olvidado. Pero la amenaza presente en la carta estaba tan finamente velada que parecía incluso ridículo. Si Durotan aceptaba ayudarlos con el ataque, probaría su lealtad ante la Horda, Blackhand y Gul’dan, por lo menos durante un tiempo. Si se negaba, incluso argumentando que no se acordaba de las palabras que Blackhand quería que pronunciase… bueno, como Orgrim, Durotan se esperaba la peor de las represalias.

La mensajera estaba esperando.

Durotan tomó la única decisión que podía tomar.

Miró la cara impasible de la mensajera.

—Haré lo que el Jefe de Guerra desea que haga, por supuesto. ¡Por la Horda!

La mensajera lo miró aliviada y sorprendida a la vez.

—El Jefe de Guerra se alegrará al oír tu respuesta. Me han ordenado que le entregue esto. — Metió la mano en una bolsa de cuero y sacó otra más pequeña, que entregó a Durotan—. Tus guerreros y tus brujos tendrán que entrenarse con esto.

Durotan asintió. Sabía lo que eran: las piedras que él mismo había ordenado quitar a Velen, Corazón de furia y Estrella brillante.

Quizás esas piedras fueron las únicas cosas capaces de aplacar la ira y las represalias de Ner’zhul. Ahora, las usaría contra las mismas personas a las que se las había quitado.

—El Jefe de Guerra se pondrá en contacto contigo pronto —le dijo la mensajera, inclinó su cabeza y dio media vuelta a su lobo. Durotan observó cómo se marchaba. Draka permanecía sin decir nada a su lado. Le pasó la carta y se metió dentro de la tienda.

Unos minutos después, ella entró también, lo abrazó cariñosamente por la espalda mientras él hundía su cara entre sus manos y lloraba por los acontecimientos que habían provocado la terrible decisión que se había visto obligado a tomar.

Unos días más tarde, la partida de guerra se reunía en el campamento de los Frostwolf. La mayoría de los guerreros y brujos formaban parte del clan Blackrock, pero había bastantes orcos que tenían las caras pintadas con los colores de los Hellscream, y varios Shattered Hand también. Incluso los más obtusos entre los Frostwolf s podían sentir la desconfianza y el desprecio que sentían por ellos los visitantes. Durotan era consciente de que no era una casualidad que la mayoría de los otros orcos proviniesen de los clanes más guerreros. Estaban allí para asegurarse de que los Frostwolf no desfallecerían en ningún momento crítico. Durotan se preguntó ociosamente quién entre todos ellos había recibido la orden de rebanar su garganta al más pequeño signo de vacilación. Tenía la esperanza de que no fuera Orgrim. Los dos viejos amigos intercambiaron muy pocas palabras y Durotan percibió pesar en el rostro de Orgrim. Eso, como mínimo, lo hizo sentirse mejor.

Un mensajero había sido enviado con antelación a su llegada, por lo que los Frostwolf habían preparado muchas hogueras, y comida y bebida para sus hambrientos invitados. Muchos orcos Frostwolf cedieron sus propios alojamientos a los visitantes para que aquéllos que iban a entrar en acción a la mañana siguiente descansaran de la mejor forma posible. Durotan se reunió con Orgrim y con los otros orcos que iban a liderar el asalto para esbozar un plano de la ciudad a partir de los recuerdos de ambos.

Sería al amanecer, cuando la partida —un pequeño ejército de orcos— se pondría en marcha. Pasarían por los prados que rodeaban el bosque de Terokkar, el lugar donde hacía tanto tiempo que Orgrim y Durotan se desafiaban y donde fueron sorprendidos por la aparición de un ogro.

Esa mañana, ningún gigante torpe sería una preocupación para la inmensa ola de orcos que se desplazaba sin parar hacia su destino. Durotan iba en la vanguardia, cabalgando junto con Orgrim sobre Acechador Nocturno. No comentaron nada, pero Durotan se dio cuenta de cómo los grises ojos de Orgrim se habían detenido un momento en el lugar donde años atrás dos niños fueron rescatados por los guerreros draenei.

—Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvimos aquí —dijo Durotan.

Orgrim asintió.

—Ni siquiera estoy seguro de que vayamos en la dirección correcta. Por aquel entonces ya era difícil guiarse por esta zona y, por si fuera poco, el bosque y los campos han crecido y cambiado.

Durotan dijo con pesar.

—Yo recuerdo el camino —aunque deseaba lo contrario. Unas cuantas piedras amontonadas por aquí y un saliente de una roca con forma extraña por allá eran suficientes para guiar su paso. Para otros no hubieran significado nada. Blackhand había dicho a sus tropas que los draenei eran capaces de ocultar su ciudad por completo. Aun así, los afilados oídos de Durotan captaron leves murmullos de preocupación entre los guerreros. Frunció el ceño.

—Nos estamos acercando —dijo—. Tenemos que permanecer en silencio.

Posiblemente no hayamos sido avistados, ni nuestra presencia reportada todavía.

La partida se quedó en silencio. Mediante unos cuantos gestos, Orgrim envió a algunos de sus escoltas a explorar la zona. La mente de Durotan regresó de nuevo hasta aquel atardecer, cuando él también estaba preocupado por lo que los draenei tenían planeado hacer con ellos.

Ordenó detenerse a su lobo y desmontó. Acechador Nocturno sacudió la cabeza y se rascó las orejas. Fue aquí… o cerca de aquí… Durotan esperó desesperadamente que los draenei hubieran recordado que habían descubierto su secreto y hubieran cambiado el escondite de la piedra mágica de la que dependía su protección.

No había ninguna otra roca que les indicase donde estaba escondida la gema verde. La memoria de Durotan no dispondría de su ayuda para encontrarla. Se concentró, caminando lentamente, oyendo el tintineo de las tachuelas y el suave repiqueteo de la armadura mientras los demás lo observaban y esperaban. Cerró los ojos para poder concentrarse mejor, volvió a ver cómo Restalaan se arrodillaba en el suelo, movía a un lado la hojarasca para descubrir…

Durotan abrió sus ojos y se desplazó unos cuantos pasos a su izquierda. Pronunció una oración rápida a los ancestros; ya fuese para que lo ayudasen a no encontrarla como a encontrarla, no estaba muy seguro. Empezó a buscar con sus propias manos bajo las capas de detritus y hojas secas y entonces tocó algo frío y duro.

Ahora ya no había vuelta atrás.

Durotan cerró su mano alrededor de la gema y la cogió.

Fue capaz de notar la energía reconfortante que emanaba, aun estando tan perturbado como estaba. Su energía era tan agradable que parecía pertenecer a la palma de su mano. Durotan pasó el dedo índice de su mano izquierda sobre la piedra, tratando de alargar ese momento al máximo antes de que todo cambiase irrevocablemente.

—La encontraste —dijo Orgrim, que se había acercado en silencio hasta donde estaba su amigo. Durotan estaba borracho de la emoción y en ese momento no podía hablar. Se limitó a asentir y luego desvió la mirada de la piedra preciosa y palpitante para observar las caras asombradas que miraban el tesoro que sostenía entre sus manos.

Orgrim asintió bruscamente.

—Todo el mundo en posición —dijo—. Estamos de enhorabuena al no haber habido ninguna señal de aviso.

Sostener la piedra era algo tan relajante que Durotan sólo quería permanecer allí de pie y pensar hacia sus adentros, aunque sabía que ya había tomado una decisión. Inspiró profundamente y pronunció las palabras que Restalaan había dicho tanto tiempo atrás en ese mismo lugar.

—Kehla men samir, solay lamaa kaki.

Quiso creer que con su acento de orco no sería capaz de activar la piedra. Que era capaz de cumplir sus obligaciones con su pueblo sin tener que asaltar una pequeña ciudad llena de civiles. Pero aparentemente las palabras que pronunció fueron entendidas por la fuerza que controlaba la gema verde. La ilusión se estaba disipando, los árboles y las rocas brillaban en la insustancialidad y, ante la partida de guerra orca, se abrió un camino ancho y pavimentado que parecía invitarlos a pasar.

No necesitaron rogar. La gloriosa ciudad de los draenei se encontraba frente a ellos y, con los gritos que expelían cientos de gargantas, los orcos descendieron sobre ella.

Regresar al índice de El ascenso de la Horda

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.