El ascenso de la Horda – Capítulo Cinco

Pensándolo bien, tal y como Drek’Thar me cuenta, este momento de nuestra historia se desarrollaba como un perfecto día de verano. Nosotros, los orcos, teníamos todo aquello que podíamos necesitar: un mundo hospitalario, los ancestros para guiarnos y los elementos a nuestro lado para ayudarnos en lo que necesitábamos. La comida era abundante, nuestros enemigos eran fieros, pero no invencibles, y estábamos cubiertos de bendiciones. Si bien los draenei no eran necesariamente nuestros aliados, tampoco eran nuestros enemigos. Ellos compartieron sus conocimientos y su generosidad cuando fueron preguntados; fuimos nosotros los que, como siempre, no preguntamos. Y fuimos nosotros, los orcos, los que sin conocimiento fuimos corrompidos para servir a otro fin.

El odio es poderoso. El odio puede ser eterno. El odio puede ser manipulado.

Y el odio puede ser creado.

* * *

Kil’jaeden moraba visible en la oscuridad eterna e intemporal. A través de él, el poder aumentaba y vibraba, era más nutritivo que la carne o la bebida, embriagador y tranquilizante al mismo tiempo. No era omnipotente, no todavía, pero era capaz de aniquilar otros mundos sin tener que ensuciar sus manos en la batalla o en la destrucción y, por lo general, ese pensamiento lo hacía feliz.

Pero ellos aún seguían con vida, los exiliados. Kil’jaeden podía sentirlos, a pesar de que habían pasado cientos de años para aquéllos a los que el tiempo todavía importaba.

Estaban ocultos, Velen y el resto de estúpidos. Eran demasiado cobardes para hacerles frente, a él y a Archimonde, su amigo y aliado durante los… cambios… y cuando eran simples seres vivos.

Él, Archimonde y los demás ya no se veían a sí mismos como simples eredar. Velen los llamaría «man’ari», pero ellos se referían a sí mismos como la Legión Ardiente. El ejército de Sargeras. Los escogidos.

Extendió una mano larga y elegante, de color escarlata y con las uñas curvas como las de una garra, sobre la nada que lo era todo. Se sentía tenso por su búsqueda. En el momento en el que el enemigo había escapado, se enviaron rastreadores tras él, pero hasta entonces no habían conseguido informar de nada útil. Archimonde quería matarlos por su fracaso, pero Kil’jaeden decidió lo contrario. Aquéllos que lo temían huyeron, tenía buenas razones para saberlo. Los que ansiaban la recompensa y buscaban la aprobación de su señor se quedaron, cazando para conseguirlo. Así pues, mientras Kil’jaeden hacía público su descontento, aquéllos que le habían fallado tuvieron una segunda oportunidad. O una tercera, si creía que habían hecho todo lo que podían y no simplemente a costa de su buena voluntad.

Archimonde no estaba de acuerdo con esa obsesión que ocupaba a Kil’jaeden.

—Hay mundos en abundancia para conquistar y para devorar al servicio de nuestro señor, Sargeras —dijo con estruendo Archimonde. La oscuridad brillaba a su alrededor mientras su voz lo atravesaba—. Olvídate de ese idiota. Si utilizara sus poderes a cualquier nivel que pudiera representar una amenaza, lo notaríamos. Deja que se pudra en un mundo cualquiera, privado de todo aquello que le importa.

Kil’jaeden giró lentamente su enorme cabeza hacia el otro señor de los demonios.

—No se trata de dejarlo sin poderes —dijo entre dientes Kil’jaeden—. Se trata de destruirlo, a él y a todos esos idiotas que lo han seguido. Se trata de aplastarlo por su falta de fe. Por su tenacidad. Por su negativa a entender lo que era mejor para todos.

La larga mano, como una garra, se cerró en un puño y las uñas se le clavaron en la palma de la mano. Empezó a brotar fuego líquido de las heridas, pero el flujo se detuvo al contacto con el aire, dejando un borde grueso como una cicatriz. El cuerpo de Kil’jaeden estaba cubierto de heridas y moretones, hecho por el que se sentía orgulloso.

Archimonde era poderoso, elegante, tranquilo e inteligente. Pero carecía del ardiente deseo por la aniquilación total que crecía sin parar en Kil’jaeden. Se lo había explicado una y otra vez, y entonces sólo pudo suspirar y optar por no discutir más sobre el asunto. Durante siglos, habían debatido sobre esto y no dudaba de que continuarían así muchos otros más… o hasta que Kil’jaeden consiguiese destruir por completo al ser que una vez fue su mejor amigo.

Quizás fuera así, caviló Kil’jaeden con una repentina clarividencia. Archimonde nunca había experimentado ningún sentimiento en particular por Velen, más que por ser su compañero en el liderazgo de los eredar. Kil’jaeden quiso a Velen como a un hermano, incluso más que eso, sintiéndose prácticamente como si formara parte de él.

Y entonces.

Volvió a apretar la mano otra vez y de nuevo supuró fuego pecaminoso en lugar de sangre.

No.

No le satisfacía pensar que Velen estaría perdido en un mundo pantanoso y retrasado, alimentando su orgullo herido, viviendo de la tierra en alguna cueva. Kil’jaeden dijo una vez que quería sangre. Pero la sangre, poderosa como era, no sería suficiente para satisfacerlo ahora. Quería que experimentaran la esencia de la vergüenza, la humillación total y completa. Eso era incluso más dulce que ver morir a Velen y a todos sus estúpidos seguidores.

Archimonde inclinó la cabeza, un gesto que Kil’jaeden conocía. Uno de sus siervos le estaba hablando. Archimonde tenía sus propios planes y maquinaciones; como todos, al igual que Kil’jaeden, al servicio de su maestro oscuro y su conquista definitiva. Sin decir palabra alguna, Archimonde se levantó dejando ver su imponente talla y se marchó; sus movimientos eran ágiles y elegantes, al contrario de lo que su tamaño podría hacer pensar.

En ese preciso momento, Kil’jaeden sintió un leve chasquido en su cabeza. Lo reconoció al instante: era Talgath, su sempiterna mano derecha, intentando contactar con él. El simple hecho de que Talgath lo contactase le produjo una sensación de cautelosa esperanza.

¿Qué es lo que pasa, amigo mío? ¡Habla! Ordenó Kil’jaeden en su mente.

Mi gran señor, no querría sembrar falsas esperanzas, pero… puede que los haya encontrado.

Un templado placer se alzaba dentro de Kil’jaeden. De igual forma que aquél al que intentaba dar caza, Talgath siempre fue el más cuidadoso de sus subalternos. Sólo un poco por debajo en rango que el mismo Kil’jaeden, había probado su lealtad durante siglos. Ni siquiera se hubiera atrevido a pronunciar esa cautelosa declaración sin una buena causa.

¿Dónde? ¿Yqué te ha hecho sentir eso?

En un mundo pequeño, primitivo e insignificante. He notado su particular estilo de magia contaminando la zona. Es posible que hayan llegado y se hayan ido, como por desgracia ya ha pasado antes.

Kil’jaeden asintió con la cabeza, a pesar de que Talgath no estaba presente para poder ver el gesto. Algunas cosas de su pasado todavía perduraban, pensó, mientras sonreía levemente y hacía un gesto antiguo que significaba satisfacción para casi todas las especies inteligentes que había conocido.

Tienes razón, reconoció. Muchas otras veces, las fuerzas de Kil’jaeden habían llegado a un mundo u otro, atraídas por la dulce esencia de la magia de los eredar, sólo para descubrir que de alguna manera Velen y sus miserables seguidores habían descubierto que llegaban y habían huido. Pero siempre he mantenido la esperanza. Los encontraré y los transformaré para mis propósitos y tengo toda la eternidad para hacerlo.

Se le ocurrió una idea. En otras ocasiones, las fuerzas de Kil’jaeden habían descendido sobre un mundo en el que pensaban encontrar a Velen sólo para ver cómo escapaba. Kil’jaeden respondía a tal ofensa y provocación destruyendo esos mundos, pero la masacre de razas primitivas, aunque era placentera, no saciaba completamente su demoniaca sed de venganza.

No actuarían de esa forma esta vez. No enviaría a Talgath a la cabeza de la Legión Ardiente. Velen había sido en el pasado el más fuerte y sabio de ellos, era el que demostraba mayor sintonía con la magia y la ciencia. Kil’jaeden sabía que su viejo amigo no habría bajado la guardia, no después de tan poco tiempo. Velen debía de estar completamente en alerta, listo para huir ante la más obvia amenaza.

Pero… ¿qué pasaría si la amenaza no fuera tan evidente?

Talgath… quiero que investigues ese mundo.

¿Mi señor? La voz mental de Talgath sonaba suave y equilibrada, pero desconcertada a la vez.

Hemos descendido por la fuerza sobre otros mundos antes sin ningún resultado. Esta vez, sólo enviaré a uno. Sólo a uno, pero uno en el que pueda confiar.

Kil’jaeden sintió inquietud y orgullo, al mismo tiempo, en los pensamientos de Talgath.

Hay más formas de destrozar a un enemigo que con un ejército. A veces, esas otras formas son mejores.

¿Quie… quieres que encuentre una forma mejor?

Precisamente. Visita ese lugar por tu cuenta. Estúdialo. Investiga todo lo que puedas. Dime si los exiliados están realmente allí y, en ese caso, cuál es su situación. Dime cómo viven, si están gordos y establecidos como el ganado domesticado o delgados y preparados como los depredadores. Dime cómo es su mundo, qué otros seres habitan en él, qué criaturas, qué estaciones. Investiga, Talgath. No hagas nada más sin antes recibir órdenes expresas de mí.

Por supuesto, mi señor. Lo dispondré todo como desea. Aunque todavía estaba perplejo, Talgath era obediente e inteligente. Siempre había servido eficazmente a su maestro man’ari. Ahora, lo volvería a hacer.

La cara de Kil’jaeden, aunque ahora se parecía poco a lo que había sido antes de entrar al servicio de su gran señor Sargeras, era todavía capaz de gesticular una especie de sonrisa.

* * *

Durotan, como todos los suyos, estuvo listo para empezar el entrenamiento en el uso de armas a la edad de seis años. Su cuerpo estaba ya lo suficientemente preparado y maduro, y el uso de las armas era algo natural entre los suyos. A los doce años, ya había participado en alguna partida de caza. Y en ese momento, después de superar el rito que lo había marcado como un adulto, estaba preparado para cazar ogros y a sus obscenos y retorcidos amos, los gronn.

Ese año, durante el Kosh’harg de otoño, se unió a los adultos en el círculo una vez que los niños habían sido enviados a la cama. Y, como él y Orgrim habían aprendido años antes, ser un adulto y asistir a las reuniones alrededor del fuego no era algo muy interesante.

Sin embargo, la única cosa que encontró realmente interesante mientras observaba atento con sus ojos marrones fue interactuar con aquéllos cuyos nombres conocía desde hacía muchos años, pero con los que nunca había hablado a causa de su juventud. Madre Kashur, por supuesto, formaba parte de su mismo clan. Sabía que disponía de mucho prestigio entre los chamanes de otros clanes y se enorgullecía de que así fuera. Fue allí, durante su primera noche alrededor del fuego cuando, viéndola acurrucada en su manta, se dio cuenta de que ya no era más que un armazón de huesos y piel. Sentía, sin saber cómo, que sería probablemente su último Kosh’harg y el mero hecho de pensarlo lo entristecía.

A su lado, más joven que ella, pero incluso mayor que los padres de Durotan, se sentaba Drek’Thar, el aprendiz de Kashur. Durotan no había podido hablar mucho con él, pero la lengua mordaz y los sabios ojos del anciano orco merecían mucho respeto. Los ojos marrones de Durotan continuaban examinando a todos los allí presentes. Al día siguiente, el chamán partiría camino de su encuentro con los ancestros en la cueva de la montaña sagrada. Durotan sintió un escalofrío al recordar su visita y la fría y nada común brisa que sintió allí.

Por allí también se encontraba Grom Hellscream, el joven y algo lunático líder del clan Warsong. Era sólo unos pocos años mayor que Durotan y Orgrim, y nuevo en su posición. Corrían muchos rumores acerca de las misteriosas circunstancias que rodearon la muerte del anterior líder, pero el clan Warsong no desafió el liderazgo de Grom. A Durotan no le extrañaba en absoluto, aunque joven, el aspecto de Grom era intimidador. La resplandeciente y ondulante luz de la hoguera lo mostraba todavía más amenazador. Un espeso y oscuro pelo negro le colgaba por la espalda. Su mandíbula inferior había sido completamente tatuada de color negro después de su promoción como líder del clan. Alrededor de su cuello, colgaba un collar de huesos. Durotan conocía su significado: era tradición entre el clan Warsong que los jóvenes guerreros llevasen los huesos de su primera presa, con sus runas personales grabadas en ellos.

Junto a Grom se encontraba el enorme e imponente Blackhand, del clan Blackrock. Junto a él, mascando en silencio, el jefe del clan Shattered Hand, Kargath Bladefist. En lugar de mano, tenía una guadaña incrustada en su muñeca e incluso ahora, adulto como era, Durotan se sintió inquieto ante el brillo de su hoja frente al fuego. A su lado estaba

Kilrogg Deadeye, jefe del clan Bleeding Hollow. El nombre no provenía de su línea familiar, pero él lo había tomado como tal. Mientras uno de sus ojos observaba a los allí reunidos, el otro permanecía quieto, mutilado y muerto en su cuenca ocular. Si Grom era demasiado joven para ser jefe, Kilrogg entonces, era demasiado viejo, pero a Durotan no le cabía ninguna duda de que, a pesar de su edad y su aspecto canoso, Kilrogg todavía viviría muchos años como líder de clan.

Inquieto, Durotan volvió la atención hacia otra parte.

A la izquierda de Drek’Thar se sentaba el famoso Ner’zhul del clan Shadowmoon. Desde antes de que Durotan pudiera recordar, Ner’zhul había guiado a los chamanes. Una vez, fue autorizado a asistir a una cacería en la que estaba presente Ner’zhul, y la maestría y el dominio sobre sus habilidades de chamán lo dejaron impresionado. Mientras otros resoplaban y tenían dificultades para contactar con los elementos, y los dirigían poderosamente pero sin gracia, Ner’zhul permanecía impasible. La tierra se estremeció bajo sus pies cuando él quiso; relámpagos cayeron del cielo para atacar allí donde él quería. Fuego, aire, agua, tierra y el escurridizo Espíritu de la Libertad, todos estaban a su servicio. No había visto cómo Ner’zhul interactuaba con los ancestros, pues simplemente los chamanes podían ser testigos de ese tipo de cosas. Pero Durotan tenía claro que Ner’zhul no sería capaz de controlar tanto poder si los ancestros no estuvieran de su lado.

Sin embargo, a Durotan no le gustaba el aprendiz de Ner’zhul. Orgrim estaba sentado junto a su amigo de la infancia y, al ver dónde dirigía la mirada Durotan, se inclinó hacia él y le susurró:

—Creo que Gul’dan serviría mejor a su gente si lo usáramos como cebo en una cacería.

Durotan miró hacia otro lado para que nadie lo pudiera ver reír.

No sabía cuán experimentado era Gul’dan como chamán, seguramente debería poseer algún tipo de habilidad o de lo contrario Ner’zhul no lo habría elegido como su sucesor. De cualquier forma, no era un orco muy agradable. Más bajo que muchos, más blando que la mayoría, con una corta y poblada barba, no era el prototipo de orco guerrero. Pero Durotan suponía que no hacía falta ser un héroe para contribuir a la causa.

—Mira ésa, es una guerrera nata.

Durotan miró en la dirección que Orgrim le había indicado y abrió los ojos como platos. Orgrim tenía razón. Alta y fuerte, sus músculos se tensaban bajo su suave piel de color marrón, a la luz del fuego, mientras alcanzaba y partía un trozo de carne rustida de talbuk. Aquella hembra era la personificación de todos los valores que Durotan admiraba en un orco. Se movía con la gracia salvaje de un lobo negro y sus colmillos eran pequeños, pero estaban mortalmente afilados. Su largo pelo negro estaba recogido en una eficiente, pero atractiva, trenza.

—¿Quién… quién es ella? —murmuró Durotan inquieto. Lo más probable fuera que esa magnífica hembra formase parte de otro clan. Se habría percatado si una orco tan bella, fuerte, ágil y grácil como ella formase parte de su clan.

Orgrim soltó una carcajada y le dio una palmada en la espalda. El sonido y el gesto provocaron que varias cabezas se giraran hacia ellos, incluida la de tan encantadora hembra. Orgrim se inclinó hacia él para susurrar las palabras que consiguieron levantar el ánimo de Durotan.

—¡Eres despistado! ¡Es una Frostwolf! La habría reclamado para mí mismo si fuera de mi clan.

¿Una Frostwolf? ¿Cómo no había descubierto Durotan un tesoro así en su propio clan? Volvió a apartar la mirada del rostro sonriente de Orgrim para mirarla una vez más. Ella lo estaba mirando directamente. Sus miradas se encontraron.

—¡Draka!

La hembra lo miró fijamente y luego apartó la vista. Durotan parpadeó, como volviendo en sí mismo.

—Draka —dijo en voz baja. No le extrañaba que no la hubiera reconocido—. No, Orgrim. No es una guerrera nata, es una guerrera hecha a sí misma.

Draka había nacido enferma, su piel era pálida y amarillenta, en lugar de ser marrón, como la corteza de los árboles y la de la mayoría de orcos. Durante buena parte de su infancia, Durotan recordaba cómo los adultos susurraban cosas sobre ella como si estuviera a punto de unirse a los ancestros. Una vez oyó cómo sus propios padres hablaban tristemente de ella, preguntándose qué había hecho su familia como para que los espíritus los maldijeran con una niña tan frágil.

Conectando recuerdos, Durotan se dio cuenta entonces que poco después de aquello la familia de Draka se mudó a las afueras del campamento. No volvió a saber mucho más de ella, ocupado como estaba con sus propias obligaciones.

Draka había cortado varios trozos de carne y se los llevó a su familia. Durotan se dio cuenta de que había dos crías sentadas junto a los orcos que supuestamente eran sus padres. Ambas, aparentemente sanas y en buena forma. Al sentir su mirada sobre ella, Draka giró la cabeza y vio cómo la miraba fijamente. Hinchó sus fosas nasales y se sentó más recta, como si sintiese que Durotan la miraba con lástima y compasión en lugar de con admiración y respeto.

No, no necesitaba ninguna piedad. Por la gracia de los espíritus, las curas del chamán y su fuerza de voluntad, sus ojos marrones ardían con energía. Se había deshecho de la fragilidad de su infancia para madurar en esta… visión de la hembra orco perfecta.

Se le escapó el aliento como un zumbido cuando Orgrim le pegó un codazo. Durotan miró a su amigo de la infancia.

—Deja de abrir la boca como un pasmado, me dan ganas de meterte algo dentro para que la cierres —se quejó Orgrim.

Durotan se dio cuenta de que realmente se había quedado pasmado y, como más de uno lo había visto, pensó que tendría que hacer frente a sus sonrisas burlonas.

Pero soñaba con ella. Y, cuando despertó, sabía que sería suya. Él era el heredero de uno de los clanes más orgullosos de los orcos.

¿Qué hembra podría rechazarlo?

—No —dijo Draka.

Durotan se quedó atónito. Se había acercado a Draka a la mañana siguiente y la invitó a salir de caza con él. Solos. Ambos sabían lo que eso significaba; macho y hembra cazando en pareja era un ritual de cortejo. Y ella lo había rechazado.

Fue tan inesperado que no supo cómo reaccionar. Ella lo miró casi con desprecio; sus labios se curvaban sobre sus colmillos en una sonrisa.

—¿Por qué no? —consiguió decir.

—Todavía no tengo la edad —dijo ella. La forma en que lo dijo sonó más a excusa que a otra cosa.

Pero Durotan no podía dejarse intimidar tan fácilmente.

—Tenía la intención de que esto fuera una caza de cortejo, eso es cierto —dijo sin rodeos—. Si no tienes la edad para ello, lo entenderé. Aun así, me gustaría contar con tu compañía. Que ésta sea una cacería compartida por dos orgullosos guerreros, nada más.

Entonces fue cuando ella se quedó sorprendida. Durotan suponía que ella esperaba que insistiese o que se marchase airado.

—Yo…

Se detuvo, con los ojos bien abiertos. Entonces sonrió.

—Tomaré parte en una cacería como ésa, Durotan, hijo de Garad, líder del clan Frostwolf.

* * *

Durotan pensó que nunca había sido tan feliz. Era algo completamente diferente a una caza habitual. Él y Draka trotaban con brío.

Todas las veces que se había retado con Orgrim le habían concedido resistencia y por un momento le preocupó ir demasiado rápido. Sin embargo, Draka, nacida frágil y ahora tan fuerte, mantenía su mismo ritmo. No hablaron demasiado; no había mucho que decir. Estaban en una cacería, encontrarían a la presa, la matarían y la traerían de vuelta a su clan. El silencio era sencillo y cómodo.

Redujo su paso a medida que entraron en territorio abierto y empezó a explorar el terreno. No había nieve en el suelo, por lo que rastrear no era tan fácil como durante los meses de invierno. Pero Durotan sabía qué estaba buscando: hierbas pisadas, ramitas de arbustos rotas y marcas, aunque ligeras, sobre la tierra.

—Uñagrietas —dijo. Se levantó y examinó el horizonte en la dirección en la que se habían ido. Draka seguía todavía agachada en el suelo; sus dedos movían delicadamente el follaje.

—Uno está herido —dijo. Durotan se volvió hacia ella.

—No vi la sangre.

Sacudió la cabeza. —No hay sangre, pero lo sé por la forma de las pisadas—. Señaló donde había estado mirando. Él no vio nada que lo alertara del estado de la bestia y movió la cabeza perplejo.

—No, no esa huella… la siguiente. Y la otra de más allá.

Draka se movió; colocaba sus pies con cuidado y de repente Durotan vio lo que decía: las marcas de uno de los uñagrietas eran menos profundas que las de los otros tres.

La bestia está cojeando.

Se volvió hacia ella con una mirada de admiración y ella se sonrojó ligeramente.

—Es fácil de leer —dijo— lo habrías encontrado tú mismo.

—No —admitió él con sinceridad—. No lo hice. Vi las huellas, pero no me tomé el tiempo necesario para examinarlas con detalle. Tú lo hiciste. Un día, te convertirás en una excelente cazadora.

Ella se enderezó y lo miró con orgullo. Algo cálido, fortalecedor y debilitante al mismo tiempo le recorrió el cuerpo. Él no solía rezar, pero en ese momento, mirando a Draka de pie frente él, le envió una breve oración a los espíritus: Que esta hembra se sienta atraída por mí.

Siguieron el rastro como los lobos siguen el olor. Durotan había dejado de liderar; esta hembra era igual de buena que él siguiendo rastros. Se compenetraban bien el uno al otro. Él tenía una vista aguda, pero ella observaba más profundamente lo que encontraban. Se preguntó cómo sería luchar a su lado. Sus ojos estaban concentrados en el suelo unos metros por delante de ellos cuando dieron un giro brusco. Se preguntaba cómo sería.

Un gran lobo negro, arrodillado y gruñendo sobre el mismo animal que habían estado siguiendo ellos, giró la cabeza. Por un instante eterno, tres depredadores se miraban los unos a los otros. Pero, incluso antes de que la poderosa bestia se hubiera decidido a atacar, Durotan cargó sobre ella.

Sentía el hacha ligera, como una prolongación de su brazo, mientras la levantaba y atacaba con ella. Se clavó profundamente en el torso de la criatura, pero Durotan sintió que la bestia descargaba su poderosa y amarillenta dentadura sobre su brazo a modo de represalia. Dolor, calor y miedo recorrían su cuerpo. Consiguió liberar su brazo del lobo.

Esta vez fue más difícil subir el hacha con el brazo chorreando sangre, pero lo hizo. El lobo se quedó mirando a Durotan fijamente, sus ojos amarillos clavados en él, su boca abierta en un rugido. Su aliento apestaba a carne rancia.

En ese preciso momento, justo antes de que las grandes mandíbulas se cerraran sobre su rostro, Durotan oyó un grito infernal. Vio un movimiento fugaz por el rabillo del ojo. Draka se abalanzó sobre la bestia, su larga y ornamentada trenza se adelantaba a ella. Justo cuando su lanza lo atravesó por el abdomen, la cabeza del lobo se desplomó. En ese mismo instante, Durotan levantó el hacha de nuevo y la dejó caer tan fuerte como pudo sobre el lobo. Tan fuerte como para cortar por la mitad su cuerpo y atravesarlo, el hacha llegó hasta la tierra y se hundió tan profundamente que no fue capaz de sacarla de inmediato.

Dio un paso atrás, jadeando. Draka estaba a su lado.

Sentía su calor, su energía, su pasión por la caza, tan intensamente como la suya. Permanecieron juntos mirando a la poderosa criatura que habían matado. Habían sido cogidos por sorpresa por un animal que normalmente requiere a varios y experimentados orcos, pero seguían vivos. Su enemigo yacía muerto sobre un charco de sangre, cortado en dos por el hacha de Durotan y con la lanza de Draka atravesando su corazón. Durotan era consciente de que nunca sería capaz de saber quién de los dos le había dado el golpe de gracia, y la idea lo hizo sentir ridículamente feliz.

Se sentó aturdido.

Draka, que se puso a limpiarle rápidamente la herida del brazo lastimado, refunfuñaba mientras no paraba de salir más sangre. Le aplicó ungüentos curativos y le protegió el brazo con vendajes. Añadió algunas hierbas de sabor amargo al agua y lo obligó a beberla. Un rato después, los mareos desaparecieron.

—Gracias —dijo en voz baja.

Ella asintió con la cabeza, sin mirarlo. Entonces una sonrisa se asomó por uno de los lados de su boca.

—¿Qué es tan gracioso? ¿Que no era capaz de mantenerme en pie?

Su voz sonó más dura de lo que hubiera querido y ella levantó la vista rápidamente sorprendida por el tono.

—No, en absoluto. Luchaste bien, Durotan. Muchos otros hubieran soltado su arma después de un mordisco así.

Durotan se sintió extrañamente complacido por el comentario, más una constatación de los hechos que un halago.

—Entonces… ¿qué te divierte?

Sonrió y lo miró directamente a los ojos.

—Hay algo que no te he dicho. Pero… después de esto… creo que debes saberlo.

Él también sonrió.

—Me siento honrado.

—Ayer te dije que no había cumplido la edad para hacer una caza de cortejo. —Cierto.

—Bueno… cuando te dije eso, sabía que pronto cumpliría la edad.

—Ya veo —dijo él entre dientes—. Bueno. ¿cuándo tendrás la edad suficiente? Su sonrisa se ensanchó.

—Hoy —dijo ella simplemente.

Durotan la miró durante un largo momento, entonces, sin mediar palabra, la agarró y la besó.

* * *

Talgath había estado observando a los orcos durante un tiempo. Ahora, se separó de ellos; su naturaleza salvaje lo ofendía. Ser un man’ari era mejor. Aunque también existían criaturas femeninas con cola y alas curtidas, los man’ari aplacaban su deseo con violencia, no copulando con ellas. Lo prefería así. Podría, de hecho, haberlos matado a los dos en ese preciso momento, pero su maestro había sido muy claro sobre intervenir. Si estos dos no hubieran regresado a su clan, los orcos se hubieran empezado a hacer preguntas y pensó que eran menos importantes que dos moscas como para ser una molestia. Kil’jaeden simplemente quería que observara y que lo informara, nada más.

Y eso es lo que haría Talgath.

* * *

La venganza, pensó Kil’jaeden, como la fruta de un árbol, es más dulce cuando se deja madurar completamente. Había habido momentos a lo largo de los años en los que había albergado dudas sobre si sería capaz de localizar al eredar renegado. Cuanto más le contaba Talgath, más confiado y encantado se encontraba.

Talgath le había servido bien. Había visto las patéticas ciudades que Velen y los pocos eredar que quedaban a su lado habían creado.

Había observado cómo vivían, cazando como las criaturas que se hacían llamar a sí mismos “orcos” y plantando grano en el suelo con sus propias manos. Los había visto comerciar con esas corpulentas y apenas verbales criaturas, tratándolos con una cortesía bastante ridícula. Talgath vislumbraba algunos ecos de su antigua grandeza en sus edificios y en su limitada tecnología, pero en general Talgath sintió que Kil’jaeden estaba encantado al conocer lo bajo que su antiguo amigo había caído.

“Draenei”, así se llaman a sí mismos. Los exiliados. Y han llamado a su mundo Draenor.

Kil’jaeden se dio cuenta de que Talgath estaba perplejo al ver que su maestro prefería conocer más sobre los orcos que sobre el propio Velen. ¿Cómo estaban organizados? ¿Cuáles eran sus costumbres? ¿Quiénes eran sus líderes y cómo los elegían? ¿Qué era importante para ellos como sociedad y como individuos?

Pero el trabajo de Talgath era informar, no evaluar, y respondió a su maestro de la mejor forma que supo. Cuando al final Kil’jaeden había aprendido todo lo que Talgath conocía, hasta los nombres de aquellas dos bestias en celo que habían cazado juntos, se mostró satisfecho. Por el momento, al menos.

Al final la venganza sería suya. Velen y sus advenedizos compañeros serían castigados. Pero no sería de una forma rápida, no sería con un ejército de eredar mejorados para desmenuzarlos y convertirlos en pulpa sanguinolenta. Eso sería demasiado misericordioso. Kil’jaeden los quería muertos, sí. Pero los quería destrozar. Humillar. Aplastar profunda y completamente como a una hormiga bajo sus botas.

Y ahora, sabía exactamente cómo hacerlo.

Regresar al índice de El ascenso de la Horda

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.