WoW Crónicas II – El Heraldo de la Legión

Kil'Jaeden10 años antes del portal oscuro

Gracias a Talgath, Kil’jaeden aprendió mucho sobre los orcos. Se trataba de una raza resistente, orgullosa. También eran criaturas supersticiosas que veneraban a los ancestros y honraban a los espíritus elementales del mundo. Kil’jaeden creía poder manipular a los orcos a través de sus arraigadas tradiciones. Si conseguía someterlos a su voluntad, los utilizaría para vengarse de los draenei antes de incorporarlos a las filas de la Legión.

Al escuchar los planes de Kil’jaeden, Talgath montó en cólera. Los renegados se encontraban por fin a su alcance. Tras milenios de persecución y constante frustración, no permitiría que los primitivos orcos derramaran la sangre de su presa. Furioso, el demonio solicitó a su amo que reconsiderara su plan.

Talgath

Talgath

En otras circunstancias, Kil’jaeden habría castigado semejante insubordinación con la muerte, pero comprendía la furia de Talgath. Sin embargo, el señor demoníaco no dejaba afrenta alguna sin castigo, por lo que ordenó a Talgath retirarse de Draenor. El siervo de Kil’jaeden no participaría en la caída de los draenei.

Tras la marcha de Talgath, Kil’jaeden se centró en corromper a los orcos, para lo que necesitaría un agente infiltrado que obedeciera su voluntad. El señor demoníaco escrutó Draenor entero en busca de un orco dispuesto a ponerse de su parte.

Trono de los Elemento

Trono de los Elemento

De entre los numerosos candidatos que Kil’jaeden encontró, uno sobresalía por méritos propios: Gul’dan. Nacido con una deformación congénita en el seno de un pequeño clan de las fronteras de Gorgrond, Gul’dan fue víctima de las supersticiones de sus compañeros orcos, que veían mal agüero en su deformidad. Un buen día, lo exiliaron para siempre. El único individuo que se apiadó de Gul’dan fue el anciano chamán de la tribu. Cuando Gul’dan fue exiliado, el chamán le conminó a acudir al Trono de los Elementos de Nagrand, donde quizá los espíritus le revelarían su propósito en la vida.

Gul’dan rechazó inicialmente el consejo del anciano. Los años de abuso y desdén lo habían convertido en un orco arisco y vengativo. Sin embargo, el maltrecho orco apenas conseguía sobrevivir en solitario y, tras numerosas penurias, encaminó sus pasos hacia el Trono de los Elementos. Gul’dan llegó al templo sagrado muy desmejorado, agonizante por el hambre y la sed. Cayó de rodillas e imploró ayuda a los espíritus, prometiendo servirles si terminaban con su sufrimiento.

Gul'dan

Gul’dan

Los elementos respondieron a su llamada, pero no como Gul’dan esperaba. Los espíritus percibieron la oscuridad y la furia almacenadas en el corazón del orco y lo rechazaron como antes hizo su clan.

La pena se apoderó de Gul’dan. El mundo entero le había abandonado. No tenía nada. No era nada. Kil’jaeden entró en contacto con su desesperada presa susurrando en su mente y prometiéndole un poder tan inconmensurable que le libraría por siempre de la compasión y la crueldad de los demás. El orco se transformaría en un dios capaz de castigar a aquellos que lo menospreciaron. A cambio de este poder, Gul’dan manipularía a los orcos en nombre de la Legión Ardiente y los convertiría en un arma contra los draenei.

Gul’dan aceptó el sombrío pacto, pues no sentía aprecio alguno por su pueblo, solo desdén. Sus costumbres y tradiciones no le trajeron más que sufrimiento. Si la divinidad pasaba por manipular a los orcos, que así fuera.

Kil’jaeden instruyó a su nuevo siervo en los caminos de la magia vil. El señor demoníaco sabía que esta energía cambiaría físicamente al orco, lo que atraería la atención de los draenei. Para evitarlo, Kil’jaeden le enseñó a enmascarar sus poderes y le conminó a emplear la magia vil solo en casos de extrema necesidad. Gul’dan aprendió a dominar el volátil poder de la magia vil más rápido de lo esperado. El orco exiliado disfrutaba enormemente con la destrucción que emergía de la punta de sus dedos.

Había nacido el primer orco brujo.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

1 comentario

    • yaimel el 2 junio, 2019 a las 1:01 pm
    • Responder

    wtf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.