WoW Crónicas II – La reclamación de Goria

100 años antes del portal oscuro

Los ogros sabían de la presencia de los draenei desde el día de su llegada. La gigantesca bola de fuego atrajo una considerable atención cuando se estrelló contra el suelo y, desde entonces, los exploradores de Ogrópolis observaban minuciosamente la expansión de los draenei por el Bosque de Terokkar.

Cuando los draenei construyeron Shattrath, los habitantes de Ogrópolis montaron en cólera. Los draenei eran recién llegados, más pequeños y débiles que los ogros. ¿Cómo se atrevían a levantar una ciudad sobre los restos de la gran capital del Imperio Goriano? Era un insulto imperdonable.

Sin embargo, las elegantes construcciones de los draenei y sus defensas alienígenas frenaron las intenciones de los ogros. La tecnología draenei era realmente única en este mundo. Incluso sus aprendices disponían de técnicas mágicas más refinadas y efectivas que las de los hechiceros ogros más avanzados.

Shattrath

Shattrath

Nada más ascender al trono de Ogrópolis, el Imperador Hok’lon declaró que conquistaría Shattrath. El nuevo líder de los ogros practicaba la magia arcana y creía firmemente que el poder de los draenei era robado. Aunque los draenei quizá poseían un cierto dominio de la magia, su ciudad se erigía sobre las ruinas de Goria. ¿Quién sabe el poder que aún se ocultaba bajo la antigua capital? No en vano fue el centro del poder del Imperio Goriano y la academia de aprendizaje de los hechiceros ogros.

Hok’lon empujó a su pueblo a la guerra burlándose en público de los draenei y llamándolos “usurpadores”. Les prometió que, en cuanto masacraran a los draenei, Ogrópolis se convertiría en el centro de un nuevo y reluciente Imperio Goriano. Los ogros ni siquiera tendrían que reconstruir su ciudad; los draenei ya lo habían hecho. La aristocracia de Ogrópolis prestó su apoyo a Hok’lon, ansiosos por echarle las garras a la nueva ciudad.

Exarca Akama

Exarca Akama

Aunque el ejército ogro que marchó sobre Shattrath superaba ampliamente en número a los draenei, importó poco. Las defensas de la ciudad rechazaron fácilmente el primer ataque de Ogrópolis… y no dieron oportunidad a un segundo.

Mientras los ogros se reagrupaban, los Rangari y los Vindicadores lanzaron un ataque sorpresa desde múltiples puntos que atravesó las filas de los ogros. Akama y sus dos mejores guerreros, Maraad y Nobundo, junto a un escuadrón de guerreros sagrados de élite, acabaron rápidamente con Hok’lon y sus generales. Las tropas de Ogrópolis cayeron en la anarquía. Sin embargo, en vez de masacrar a los ogros, los draenei interrumpieron su ataque y regresaron a Shattrath.

Velen

Velen

Entonces, Velen apareció en las murallas de Shattrath bañado en reluciente Luz y pronunció una sencilla frase que retumbó como un trueno desde los cielos: “Vuelvan a casa y no les haremos daño”.

Los ogros no necesitaban mucho más y huyeron en desbandada. La grandiosa guerra que debía resucitar el Imperio Goriano fracasó estrepitosamente en la primera batalla con un número de bajas inesperadamente reducido. Los ogros ya jamás volverían a lanzar un ataque directo contra los draenei.

 

 

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.