WoW Crónicas II – La fundación de Shattrath

195 años antes del portal oscuro

Los Rangari buscaron por todo Draenor un buen lugar para construir un asentamiento permanente y encontraron una ubicación privilegiada aparentemente deshabitada. Un lugar protegido por las montañas y con acceso al mar.

Shattrath

Shattrath

Los Rangari, sin embargo, desconocían que se trataba del emplazamiento de la antigua ciudad de Goria. Las demás sociedades de Draenor recordaban la furia elemental que consumió la ciudad y ninguna había osado reclamar esa tierra. La ignorancia de los draenei, sin embargo, les protegía de estas aprensiones. Velen condujo a su pueblo hasta aquel lugar y juntos fundaron la ciudad de Shattrath o “Refugio de la Luz” en idioma draenei. Los Artificieros trabajaron noche y día erigiendo los edificios, cristales y carreteras que conformarían el punto de partida del crecimiento y la expansión de la civilización draenei.

Mientras los draenei trabajaban, un extraño fenómeno llamó su atención. Uno de los Sha’tari, Maladaar sintió una perturbación en las almas de los draenei fallecidos en el accidente de la Genedar. Los restos del naaru D’ore se encontraban en un estado de Vacío que atraía a los demás espíritus. Lo más sorprendente del fenómeno era que, cuando las almas alcanzaban al naaru, los draenei vivos podían comunicarse con sus hermanos caídos.

Auchindoun

Auchindoun

La sociedad eredar jamás había visto nada semejante. De inmediato, Velen ordenó a Maladaar y a su grupo de Sha’tari guardar los restos de D’ore en un lugar seguro. Para ello, escogieron un punto cerca del Bosque de Terokkar a una distancia prudencial de las demás civilizaciones. Allí, los Sha’tari erigieron un inmenso mausoleo en honor a D’ore. En cuanto sepultaron los restos del naaru en el mausoleo, los espíritus draenei entraron tras él.

El mausoleo recibió el nombre de Auchindoun, o “un hogar para los muertos honrados”. Por su parte, Maladaar fue nombrado quinto exarca del consejo draenei y líder de la orden de los Auchenai. Maladaar y sus seguidores serían responsables de comulgar con los draenei fallecidos y proteger sus almas de cualquier peligro.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.