WoW Crónicas II – La conquista de Draenor

Mientras los montones de esporas florecían, Aggramar continuaba exterminando demonios. Con el tiempo, las vicisitudes de la misión de Aggramar lo llevaron cerca de Draenor, un mundo que los titanes aún no habían descubierto.

Aggramar sobrevoló la gigantesca oscuridad sobre Draenor, tratando de percibir los sueños de un alma-mundo en su núcleo. No escuchó nada. Sin embargo, el mundo despertó su intriga. Nunca había visto un mundo con semejante vida vegetal, tan voraz y diversa. Era un mundo completamente salvaje.

Cuanto más observaba la Fronda Eterna, más veía en ella la perdición de Draenor. Si nadie lo evitaba, pensó Aggramar, la vida vegetal de la Fronda Eterna devoraría el mundo entero. Ni siquiera los espíritus elementales se salvarían. Al final, la Fronda Eterna se consumiría a sí misma y Draenor se convertiría en un erial yermo, desprovisto del más nimio rastro de vida.

Aunque Aggramar ansiaba continuar su guerra contra los demonios, no podía abandonar Draenor a tan terrible destino. Su afinidad natural por el orden le empujó a intervenir.

El titán guerrero no deseaba exterminar la vida vegetal de Draenor, solo apaciguarla. Para ello, sabía que debía neutralizar a los montones de esporas, pues eran el corazón de la Fronda Eterna y la causa de su crecimiento descontrolado.

Aggramar pensó en destruir a los montones de esporas él mismo, pero su poder era tan grande que temía herir de muerte a Draenor o incluso destruirlo en el proceso. En vez de eso, Aggramar creó un siervo a su imagen y semejanza para exterminar a los montones de esporas y traer el equilibrio a Draenor.

Aggramar extendió su colosal mano sobre el mundo y entretejió sus energías de fuego, aire, tierra y agua en una gigantesca tormenta elemental. Después canalizó la rugiente tormenta hacia la mayor montaña de Draenor. Las energías atravesaron la corteza superficial y provocaron seísmos a lo largo y ancho del planeta. Entonces, con un rugido, la propia montaña cobró vida y se alzó sobre dos colosales piernas. La energía elemental pura chisporroteaba sobre su rocosa piel y recorría sus venas de piedra fundida. Aggramar bautizó a la criatura con el nombre de Grond. El gigante seria el enviado del titán guerrero en Draenor.

Siguiendo el mandato de Aggramar, Grond se lanzó a dividir y conquistar la Fronda Eterna. La montaña avanzó por el mundo dejando tras de sí lagos de fuego elemental en sus pisadas. Grond dragó mares enteros, abrió nuevos valles y forjó grandes cordilleras para separar la Fronda Eterna. Seguidamente, marchó hacia el montón de esporas más cercano, que en aquel momento tenía un tamaño similar al del gigante.

Las retorcidas raíces del montón de esporas emergieron del suelo como centellas para atrapar a Grond y frenar su avance. A pesar de todo, Grond clavó sus afilados dedos en el montón de esporas y lo arrancó de la superficie del mundo de un único y titánico movimiento.

Grond luchando contra los montones de esporas

Grond luchando contra los montones de esporas

Los demás montones de esporas se retorcieron de dolor ante la muerte de sus hermanos. Las raíces y las zarzas jamás podrían tumbar a Grond. Los montones de esporas necesitaban una nueva arma. Necesitaban adaptarse.

Cada montón de esporas absorbió la fuerza vital de los bosques y junglas colindantes hasta convertirlos en meras extensiones de tierra marchita. Imbuidos con esta nueva energía, los montones de esporas se alzaron y caminaron sobre el mundo.

Había tres montones de esporas, tres personificaciones de las regiones de la Fronda Eterna. El primero se llamaba Zang y su grueso pellejo estaba plagado de cenagosos pantanos y relucientes matorrales de setas. El segundo, Botaan, estaba cubierto de bosques primigenios. El último montón de esporas recibía el nombre de Naanu y portaba una capa de densas junglas.

Como uno solo, los montones de esporas se abalanzaron sobre Grond. Draenor entero se estremeció bajó el tumulto de la violenta contienda.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen II

Share

2 comentarios

  1. Oe leoric las t9 heroicas del LK no se puden echar???

    1. Según recuerdo el tier 9 es en la Prueba del Cruzado y no tiene heroica, o bueno se podría decir que la normal es en 10 y la hero en 25.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.