WoW Crónicas I – La Expansión de Arathor

2 700 años Antes del Portal Oscuro

Una vez concluido el reinado del rey Thoradin, nuevas generaciones de humanos expandieron el poder y el tamaño del reino de Arathor. Muchos de los primeros magi humanos adiestraron a sus pupilos en las artes arcanas. En unas pocas décadas, el número de hechiceros en Arathor se multiplicó de forma drástica.

Ruinas de los Muros de Alterac

Ruinas de los Muros de Alterac

Protegidos de las amenazas naturales por estos poderosos magi, humanos más emprendedores fundaron muchos nuevos asentamientos en las tierras fronterizas. Algunos se establecieron en los verdes prados de los Páramos del Este, antaño pertenecientes a los trols. Otros migraron a la Fortaleza de Alterac y a otras pequeñas fortificaciones construidas durante las Guerras Trol, muchas de las cuales se convirtieron en bulliciosos centros de comercio.

Las tierras más preciadas y fértiles se encontraban en los Claros de Tirisfal. Allí, los Arathi establecieron una fortaleza para proteger sus granjas de los gnolls, los kóbolds y otras criaturas salvajes. Muchos antiguos soldados se asentaron en esta región, a la que nombraron Lordaeron en honor al gran general Lordain.

Glineas

Glineas

Otros Arathi se establecieron por la región costera de Gilneas, donde construyeron una serie de importantes puertos. Los colonos se dedicaron a la pesca y a comerciar con otras regiones de Arathor. Los más valientes de estos marineros exploraron los mares que rodeaban Gilneas y, con el tiempo, descubrieron una gran isla al sur rica en minerales y otros recursos valiosos. Algunos de estos marineros se establecieron en la isla, donde fundaron un puesto avanzado marítimo llamado Kul Tiras.

Kul Tiras

Kul Tiras

Con el paso de las décadas, estas nuevas ciudades continuaron crecieron y desarrollaron sus propias costumbres. Los poderes de la capital, Strom, miraban con recelo el crecimiento de sus asentamientos, temerosos de que adquirieran demasiada independencia, A pesar de los intentos de los gobernantes por mantener el control sobre el reino, muchas ciudades obtuvieron una mayor autonomía. El primer y más notable ejemplo fue el puesto comercial de Dalaran.

Dalaran

Dalaran

Situada en el corazón de Arathor, Dalaran pronto se convirtió en un centro de comercio de gran importancia e influencia. Ciudadanos de todo Arathor acudían a la ciudad en busca de fortuna y nuevas oportunidades. Uno de estos inmigrantes era un brillante y excéntrico magi llamado Ardogan que se ganó la admiración de los habitantes de la ciudad y a fue elegido gobernante de la misma.

Bajo el gobierno de Ardogan, Dalaran continuó expandiendo su poder hasta convertirse en una ciudad-estado autónoma. También se convirtió en un refugio muy necesario para los magi de Arathor, ya que el resto de la población del reino los veía con creciente desconfianza y recelo.

Regresar al índice de World of Warcraft: Crónicas Volumen I

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.