Akama

Akama es el líder tanto de la tribu Lengua de Ceniza como de las tropas de élite de dicha tribu, los Libramorte Lengua de Ceniza, una facción de tábidos en teoría al servicio de Illidan, con quien se alió para hacer frente a los orcos viles que habían diezmado a su pueblo. Juntos, consiguieron derrotar a Magtheridon, señor de las Tierras Devastadas, aunque Akama no tardó en darse cuenta que Illidan, su nuevo amo, no era mucho mejor que el señor del foso. De cara a la galería, Akama siguió siendo leal a Illidan al frente de los Juramorte pero en privado, buscaba acabar con el reinado de su señor.

Características generales

  • Nombre: Akama
  • Género: Masculino
  • Raza(s): Tábido/Perdido (Humanoide)
  • Clase: Elder sage, Chamán, anteriormente Sacerdote
  • Reacción: Alianza Horda
  • Afiliación: Libramnorte Lengua de Ceniza, Sha’tar
  • Antiguas afiliaciones: Illidan’s forces
  • Ocupación: Líder de los Juramorte Lengua de Ceniza, Carcelero de Maiev Cantosombrío
  • Localización: Warden’s Cage o Templo Oscuro (Valle Sombraluna)
  • Estado: Vivo
  • Compañero(s): Maiev Cantosombrío

Biografía

Huida del Templo de Karabor

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Akama era un draenei amable pero de caracter rocoso que una vez fue el guardián del Templo de Karabor. Cuando los orcos de Draenor fueron esclavizados por la Legión Ardiente no tardaron en asaltar el templo. Akama fue el encargado de llevar a cabo la evacuación de la mayoría de civiles hacia Shattrath donde se mezclarían con los draenei supervivientes. Sin embargo, durante el camino, la caravana de refugiados fueron expuestos a las oscuras energías demoníacas, lo que causó que algunos draenei mutaran y otros sucumbieran a la energía malévola y perdieran la cordura convirtiéndose en los “perdidos”.

Akama se fue uno de los afectados y cayó en coma. Los draenei mutantes fueron expulsados de Shattrath y recluídos en campos de internamiento. Tras despertar de su largo sueño, Akama no sentía nada más que desesperación y punzante miedo al futuro. Pero tras ser testigos de los actos de Nobundo, invocando a los elementos para que salieran en su defensa, Akama volvió a tener un sentimiento en que él creía muerto. Sintió esperanza.

Lucha contra Magtheridon

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Años más tarde, tras el colapso de Draenor, Akama se convirtió en un sabio líder para los tábidos supervivientes que se vieron abocados hacía una batalla perdida contra el Señor del Foso Magtheridon y su ejército de demonios y orcos viles que poco a poco se expandían por Terrallende, invadiendo las tierras que ahora habitaban los refugiados.

Sin embargo, Akama encontró unos extraños compañeros de viaje que le ayudaron cuando todo parecía perdido. Por un lado el Príncipe Kael’thas de Quel’Thalas y por otro lado la Lady Vashj, que habían llegado desde Azeroth escapando de sus captores humanos. Ambos destruyeron las bases de orcos que estaban asediando el campamento base de Akama y se aliaron para luchar contra Magtheridon.

Akama, que en ese momento vio a sus salvadores como fuerzas del bien, juró lealtad a Illidan y juntos atacaron los campamentos de orcos más importantes, manteniendo al enemigo ocupado mientras Kael’thas e Illidan cerraban los portales dimensionales que abastecían de constantes refuerzos a Magtheridon. Tras conseguir su objetivo, llegó la hora de enfrentarse al Señor del Foso en su propia casa: la Ciudadela Negra.

Usando sus habilidades de sigilo, Akama y un grupo de seguidores, consiguieron infiltrarse en la ciudadela y destruir los generadores de energía que sustentaban las defensas del emplazamiento lo que propició el ataque final de Illidan, Kael, y Vashj sobre el lugar y la posterior derrota de Magtheridon.

Cuando Kil’jaeden apareció y ordenó a Illidan destruir el Trono Helado, Akama permaneció en Terrallende mientras sus aliados se marchaban a ocuparse de sus asuntos en Azeroth. En este momento Akama se dio cuenta de quién manejaba realmente los hilos detrás de Illidan, nada menos que Kil’jaeden, un eredar que había contribuido a la casi extinción de su propia raza original, los draenei. Fue entonces cuando Akama sintió que su nuevo amo no era mejor que el anterior y en secreto, comenzó a urdir un plan para traicionarlo cuando llegara el momento oportuno.

La caída de Illidan

Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

Cuando Illidan regresó a Terrallende, Akama fue el encargado de custodiar la celda donde quedó prisionera Maiev Cantosombrío, la antigua carcelera de Illidan que ahora veía cómo los papeles de carcelero y encarcelado se habían invertido. Juntos, decidieron unir sus fuerzas en secreto para derrocar a Illidan y penetrar en el Templo Oscuro ayudados por los aventureros de Azeroth.

Sin embargo, Akama no estaba dispuesto a desvelar sus planes tan a la ligera y primero exigía a cualquiera que quisiera unirse a su causa, que demostrara su deseo de derrotar a Illidan. Una vez cumplimentadas algunas tareas, se les proporcionó el [Medallón de Karabor] que les permitiría penetrar en el Templo Oscuro donde Illidan aguardaba en su cima.

Tras derrotar entre otros a la Shade of Akama, los aventureros se encontraron al propio Akama junto a las puertas que daban acceso a la terraza del templo donde se encontraba Illidan. Allí comenzó a luchar contra su señor y más tarde regresó junto a Maiev a quien había liberado y que se encargó de ayudar dejando trampas e incapacitando a Illidan y que fue finalmente quien le dio el golpe de gracia.

Tras la derrota de Illidan, Akama juró volver a traer de nuevo la Luz a las salas del Templo Oscuro.

World of Warcraft

Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

Akama se encuentra en la Jaula de la Guardiana en el Valle Sombraluna, donde a la vez que vigila a Maiev, está relacionado con las siguientes misiones:

  • N [70] Akama
    • N [70] El vidente Udalo (mazmorra)
      • N [70] Un misterioso portento
        • N [70] El bancal de Ata’mal
          • N [70] La promesa de Akama
        • N [70] El secreto en peligro
          • N [70] Artimaña de los Lengua de ceniza (Banda)
            • N [70] Un artefacto del pasado (Banda)
              • N [70] El alma rehén

Cuando los jugadores están a punto de enetrar en el Templo Oscuro deben ayudar a Akama y Maiev a entrar creando una distracción y ya en su interior el tábido es ayudado a recuperar su porción de alma ligada a Illidan. Finalmente durante la lucha final, Akama interviene durante la primera fase atrayendo a Illidan con quien lucha hasta que se retira para volver una vez que el Traidor ya ha sido derrotado.

El Templo Oscuro

Akama es el narrador del tráiler del parche 2.1 en el que se puede ver su transformación desde su estado anterior antes de su mutación. En el tráiler cuenta la historia primigenia del templo y de cómo primero Gul’dan y luego Ner’zhul provocaron el colapso de Draenor. Desde que llegara Illidan y Akama le auydara a vencer a Magtheridon, el destino de Terrallende aguarda a quien logre penetrar en el Templo Oscuro.

La narración de Akama es la que sigue:

Recuerdo cómo era el Templo: un lugar de culto.

Yo rezaba entre sus muros y meditaba en estos jardines. Era feliz entonces, en tiempos de paz

También recuerdo el día que llegaron los orcos.

Un día marcado por gritos de guerra y ríos de sangre. Los niños y las mujeres se apiñaban aterrorizados en oscuros escondrijos.

Salve a muchos, pero muchos más pagaron el precio más alto.

Aquel día, mi amado santuario se convirtió en el Templo Oscuro.

Los brujos orcos practicaron una magia retorcida que corromió la tierra y cerca estuvo de destruirnos a todos.

Incluso después de que la brujería temeraria de la Horda destrozara el planeta, mi gente y yo no encontramos un santuario duradero.

Recuerdo los ejércitos de demonios que cayeron sobre nosotros como una plaga.

Durante esa época de oscuridad, , al que llaman Magtheridon hizo del Templo su hogar…

Y entonces llegó Illidan…

Al que llamaban el Traidor. El enemigo de enemigo.

Les ayudamos a sellar los portales de Terrallende y a detener los refuerzos de la Legión.

Luchamos con fuerza renovada, y juntos reivindicamos nuestro sagrado suelo.

Creo que en mi interior incluso entonces sabía que el Templo Oscuro había cambiado un maestro maligno por otro.

Prefiero recordar al Templo como era y no como la abominación en la que se ha convertido.

Mi alma carga con el peso de mi error, pero he sido paciente; he estado esperando.

Y cuando llegue el momento, el Traidor será… el traicionado.

 

 

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.