Stromgarde

De los siete reinos que los humanos llegaron a crear en su momento de máximo de apogeo, hay dos de los que todavía conocemos muy poco: Alterac y Stromgarde. Ambas han estado siempre en ruinas en el juego, pero las cosas van a cambiar muy pronto para Stromgarde.

En Battle for Azeroth, la antigua ciudad será reconstruida -al juzgar por el diseño, por la Alianza- y se convertirá, junto con todo Arathi, en un enorme Frente de Guerra (nueva característica de la próxima expansión) que decidirá el curso de la guerra. Sólo podemos esperar a que no vuelva a quedar destrozado.

Pero más allá de un punto estratégico en un mapa, Stromgarde/Arathi fue dónde nació el primer imperio humano: Arathor. La misma ciudad es lo que queda de la antigua capital, Strom. Cabe destacar que fue el primer imperio, y también el último.

Resumen

Stromgarde (Stromguarde conocido también como Reino de Stromgarde) es una nación humana situada en las Tierras Altas de Arathi donde se localizaba Strom, la capital original de Arathor.

Durante la Segunda Guerra, Thoras Aterratrols, Señor de Stromgarde, unificó su reino con el de Lordaeron en la llamada Alianza de Lordaeron para luchar contra la Horda invasora. La población de Stromgrade se redujo drásticamente después de la Tercera Guerra perdiendo el control de sus territorios cercanos y de su capital que ha sido invadida por ogros y ladrones.

En la actualidad, su población asciende a poco menos de 1.200 que estuvieron liderados por el príncipe Galen Aterratrols hasta que este se convirtió en renegado poco antes de la devastación. Su color nacional es el rojo, vestigios de un pasado glorioso que formó el Imperio de Arathor.

Stromgarde a menudo se lee erróneamente como Stormgarde.

Características generales

  • Nombre: Reino de Stromgarde
  • Capital: Castillo de Stromgarde
  • Razas: Humanos, Enanos
  • Gobierno: Monarquía hereditaria
  • Líderes: Ninguno
  • Asentamientos principales
    • Castillo de Stromgarde (en disputa)
    • Asentamientos menores
    • Refugio de la Zaga
  • Afiliación: Alianza, anteriormente Alianza de Lordaeron
  • Localización: Tierras Altas de Arathi, Continente de Lordaeron

Fundación

Antes de Strom y del imperio, los humanos vivían en tribus repartidas por el continente. Estos humanos vivían constantemente amenazados por los trols, que por aquel entonces tenían mucho más poder que ahora. Todos conocían el peligro, pero sólo Thoradin, de la tribu de los Arathi actuó. Él, junto a su mejor amigo Ignaeus (Aterratrols) pusieron en marcha un plan que cambiaría el mapa político de los Reinos del Este.

Poco a poco, se fueron enfrentando a las diferentes tribus en combate. Con la victoria, añadían la tribu a la suya, que crecía cada vez más. La espada no fue siempre necesaria, algunos pactaron pacíficamente su adhesión. Al final, los Arathi unificaron a todas las tribus en una misma bandera, y llamaron al resultado la nación de Arathor. La capital, Strom, fue construída en las Tierras Altas de Arathi y los humanos del norte, más cercanos a Zul’Aman, empezaron a emigrar al sur en busca de su protección.

Las Guerras Trol

Al mismo tiempo que el poder e influencia de Arathor crecía, los Altos Elfos de Lunargenta seguían librando su interminable guerra con los Amani. Durante miles de años, habían mantenido a los trols a raya gracias a su mayor control de la magia; sin embargo, Zul’Aman no iba a renunciar a sus tierras y la presión que ejercían fue superior a la que los elfos y sus piedras rúnicas podían aguantar.

Viéndose superados, los elfos pidieron ayuda a Strom. Los humanos no necesitaban que les convencieran del peligro que suponían los trols, pero codiciaban el poder de la magia. Además, los elfos siempre les habían tratado con desprecio, considerándolos una raza primitiva. A cambio de su intervención, el rey Thoradin pidió que se instruyera a los humanos en el uso de las artes mágicas. Cien personas fueron seleccionadas y enviadas a estudiar; se descubrió que la humanidad poseía cierto talento para la magia, a pesar de no haberla usado nunca.

La batalla más importante tuvo lugar en las actuales Montañas de Alterac y duró varios días. Los magos, elfos y humanos, hicieron que lloviera fuego del cielo. El fuego ralentizó la regeneración innata de los trols así como disminuyó su moral. Tras la lluvia, los soldados cargaron, rompieron sus filas y persiguieron a los que huían. Con esta victoria, el poderío de los trols se vio sumamente reducido, así como su población. Era el fin de Zul’Aman como gran imperio.

Con la amenaza neutralizada y los Altos Elfos -la otra gran nación- en deuda con ellos, los humanos no tenían ningún enemigo en todo el continente. A partir de ese momento, su imperio no dejaría de crecer hasta ocupar todas las zonas deshabitadas.

Fractura

Los elfos habían enseñado por un tiempo el arte de la magia a cien humanos. Pero al acabar la guerra, estos no dejaron de estudiar por su cuenta y entrenar otros magos. La mayoría vivía en la capital, Storm, hasta que la ciudad dejó de poder acogerlos a todos. Aquí no podían experimentar todo lo que querían.

Algunos de ellos viajaron al norte, hacia las Montañas de Alterac, y fundaron una colonia: Dalaran, encima de una Línea Ley. La ciudad creció rápidamente, no sólo por magos humanos e incluso elfos, sino también por la llegada de colonos sin magia que buscaban un hogar. Storm se había estancado y las Tierras Altas de Arathi ya no podían mantener a toda la población. Es por eso que los colonos emigraron a otros asentamientos.

A Dalaran le siguieron otras ciudades: Gilneas, Alterac y Kul’Tiras. La misma nobleza de Strom se movió a las fértiles tierras del norte, en lo que después se convertiría en Lordaeron. La realeza, en cambio, se fue al sur y fundó Ventormenta. Al principio todas formaban parte del mismo Imperio, pero se hizo evidente que Arathor ya no tenía control sobre sus “provincias”. La misma Strom fue abandonada por la nobleza y los herederos.

Los que quedaron en Strom renombraron la ciudad a Stromgarde. Se convirtió en una nación, al igual que las otras ciudades, con su propia cultura y costumbres. La visión de Thoradin de una humanidad unida nunca se volvería realidad.

La Segunda Guerra

A la llegada de la Segunda Guerra, Stromgarde era una ciudad portuaria que controlaba las Tierras Altas de Arathi y la isla-fortaleza de Tol Barad. Por aquel entonces, la nación era dirigida por el rey Thoras Aterratrols. Políticamente, mantenían buenas relaciones con el reino de Lordareon dado que los dos reyes eran amigos. A causa de la constante presencia Trol en los alrededores, los soldados (y el propio rey) de Stromgarde eran de los mejores de los 7 reinos.

Cuando Anduin Lothar llegó a Lordaeron con el príncipe Varian y contó lo que había sucedido en el sur, Thoras apoyó la idea de una alianza con todos los restantes. Stromgarde entregó casi todos sus hombres a la guerra y se encargó principalmente de defender el paso de la Horda desde Khaz Modan.

El reino sufrió bastante con el conflicto. Por su situación, se encontraba entre la Horda y el resto de reinos. Además, perdieron Tol Barad. Los soldados de Stromgarde casi consiguen emboscar y matar a Cho’Gall, pero el ogro consiguó escapar. A pesar de todo, el propio Thoras dirigió una compañía de soldados a las Montañas de Alterac al enterarse de que la Horda había llegado hasta Lordaeron capital. Thoras sabía que era muy improbable que la Horda hubiera conquistado el reino de Alterac tan rápidamente, pues los pasos montañosos eran muy defendibles. También era casi imposible que hubieran pasado sin ser vistos. Sus sospechas, que resultaron ciertas, eran que Perenolde los había traicionado.

Fueron los soldados de Stromgarde los que acabaron por guardar los pasos de Alterac y evitaron que el ejército principal de Orgrim Martillo Maldito recibiera más refuerzos del sur para sitiar Lordaeron. Cuando la Horda se batió en retirada y la Alianza empezó a perseguirles, Thoras envió a su sobrino Danath a recuperar Khaz Modan.

Acabada la Segunda Guerra, Thoras insistió a Terenas Menethil, rey de Lordaeron, a castigar a Alterac por la traición. Su propuesta era la desmantelación del reino de Alterac como tal y que Stromgarde y Lordaeron se repartieran el territorio. Terenas terminó por no apoyar la idea. Eso, sumado a que Terenas también se negó a ejecutar a todos los orcos prisioneros, hicieron queThoras retirara Stromgarde de la Alianza. En cuanto a Alterac, esta terminó finalmente destruida por los otros reinos y sus habitantes dejados a su suerte. Con el odio en sus corazones, los antiguos ciudadanos del reino ahora en ruinas se organizaron en un grupo llamado la Hermandad.

Caída de Stromgarde

Si bien el reino se salvó de la Plaga y los demonios estaban más preocupados en Kalimdor que de ir al sur, el reino entró en sus horas más oscuras tras la Tercera Guerra. En un evento hoy en día desconocido, el rey Thoras es asesinado. Sin el liderazgo de su rey, los fieles defensores no pudieron hacer frente a los Trols, Ogros y los bandidos de la Hermandad, llegando a perder buena parte de sus tierras y prácticamente la capital.

A pesar de todo, los soldados siguieron luchando. Thoras estaba muerto pero su hijo Galen no. Estando en tiempos desesperados, el nuevo rey aceptó volver a la Alianza, ahora liderada por Ventormenta. Desde dentro de la ciudad y también desde fuera, las tropas de Stromgarde continuaron tratando de recuperar lo que era suyo. No obstante, otra amenaza apareció: los Renegados.Sylvanas tenía planes de conquista para todo Lordaeron (todas las tierras al norte del puente, a excepción de Quel’Thalas). Galen cayó en la batalla y la Dama Oscura, con la ayuda de sus nuevas Valkyr, lo trajeron de nuevo a la vida. Sylvanas esperaba que eso diera legitimidad a la conquista de Stromgarde, puesto que tenía a su legítimo rey.

Con el tiempo, Galen y los renegados lograron adelantarse a la Alianza y entraron en la ciudad. Si bien no se hicieron con todos los distritos, y los trols, junto con los Ogros, seguían allí, sí se hicieron con el castillo. Sylvanas resucitó a los antiguos soldados caídos de Stromgarde y éstos juraron lealtad a su nuevo rey… y a la Dama Oscura. Sin embargo, para Galen, la Horda sólo era un aliado temporal. Su objetivo siempre había sido recuperar Stromgarde y ser coronado rey. Con el tiempo, planeaba deshacerse de Sylvanas o, al menos, hacer de Stromgarde una nación independiente.

En Legion, los Caballeros de la Muerte aparecen para reclamar el cuerpo de Thoras. Galen aprovecha la oportunidad para pedirles que limpien la ciudad de los Trolls y Ogros restantes. Posteriormente, les traiciona y reclama Stromgarde para sí, no para Sylvanas, no para la Horda. Los Caballeros de la Muerte no son conocidos por su paciencia y la traición es pagada con la muerte. Thoras es resucitado y al ver la ciudad en ruinas y la estupidez de su heredero, afirma haber fracasado como rey y como padre.

En la Actualidad

Siempre se ha especulado que Danath regresaría un día para reclamar Stromgarde, dado que Galen había muerto. De hecho, él mismo afirma que tiene la intención de hacerlo. Al mismo tiempo, Varian siempre mostró su intención de ir al norte con su ejército y recuperar Stromgarde, Gilneas y Lordaeron.

Varian está muerto, pero la guerra ha regresado. La Alianza ha asaltado Lordaeron capital y ha obligado a los Renegados a huir. Desgraciadamente, la Alianza no ha podido mantener su posición en las ruinas y ha vuelto más al sur. Pero sin Entrañas, Stromgarde e incluso Gilneas están ahora al alcance de los humanos una vez más.

La importancia de Stromgarde y de las Tierras Altas en general se deben a que son el único camino terrestre. El puente Thandol és la única conexión. La Alianza desea esta posición para poder lanzar más ataques al norte, mientras que la Horda probablemente tenga un interés más defensivo mientras se reagrupan.

Lamentablemente, ninguno de los dos tiene intención -ni siquiera la Alianza, al menos de momento- de restaurar el antiguo reino. Ambos se mueven por motivos bélicos y usarán la ciudad y sus murallas para sus batallas.

Ejército

Los defensores de Stromgarde son el ejército que protege Stromgarde. Son conocidos por su disciplina marcial en la lucha como demostraron en la Segunda Guerra donde fueron capaces de hacer retroceder a la Horda en solitario durante bastante tiempo, permitiendo movilizarse a la Alianza. Su determinación y coraje son conocidos por todo Azeroth como los guerreros más grandes que la humanidad ha conocido. En combate, los soldados de a pie marchan para encontrarse con el enemigo en formación con espadas y escudos. Los afamados caballeros de Stromgarde son utilizados como tropas de choque para ayudar a los guerreros, especialmente contra ogros y las fuerzas de La Hermandad. La infantería está apoyada por el fuego de los rifles de los enanos que los cubren desde la retaguardia mientras el Capitán Ariana Thesslocke lidera la caballería.

En World of Warcraft, es posible encontrar Caballista de Stromgarde, Defensor de Stromgarde, Cazatrols de Stromgarde, y Soldado de Stromgarde como parte del ejército de Stromgarde. Muchos llevan un [Distintivo de Stromgarde].

Líderes importantes

  • Rey Thoradin
  • Rey Igneaus Aterratrols
  • Príncipe Liam Aterratrols
  • Lord Thoras Aterratrols
  • Príncipe Galen Aterratrols
Época Imperio de Arathor Reino de Stromgarde Caída de Stromgarde
Gobernante Thoradin Igneaus Aterratrols Desconocido Liam Aterratrols Thoras Aterratrols Desconocido

World of Warcraft

En World of Warcraft Stromgarde aparece en ruinas. El único vestigio es el Castillo de Stromgarde en las Tierras Altas de Arathi, dividido en tres secciones — una bajo el control de La Hermandad con Lord Falconcrest al frente, otra dominada por los ogros del Clan Boulderfist, mientras que la última zona aún continúa bajo el contro de la población de Stromgarde que sigue fiel a Galen Aterratrols.

El ejército humano ha ofrecido una recompensa por la cabeza de Lord Falconcrest y es por eso que ha pedido ayuda a los héroes de la Alianza. Es bastante probable que su muerte interrumpa en gran medida el avance del Sindicato en la región, asunto de vital importancia para Galen Aterratrols. Sin embargo, la Alianza no es la única facción con intereses en Stromgarde. Un trol de la Horda llamado Zengu está buscando la espada Trol’kalar, un arma legendaria y una religuia de la familia Aterratrols, que pudo ser usada contra los trol de Zul’Gurub. La espada se encuentra enterrada en la tumba de Thoras por lo que su recuperación requiere un gran sigilo y una gran valentía en el caso de tener que enfrentarse con los fieros guerreros del ejército de Stromgarde.

The Burning Crusade

Tras la primera expansión del juego, el nombre de Stromgarde volvió a la actualidad gracias a Danath Aterratrols, el sobrino de Thoras, que fue uno de los líderes de la expedición de la Alianza a Draenor a través del Portal Oscuro y que actualmente puede encontrarse en Bastión de Honor en la Península del Fuego Infernal. Danath, que prometió volver algún día a Stromgarde para restaurar su grandeza se encuentra sin embargo aún lidiando con sus tareas en Terrallende por lo que su regreso aún deberá posponerse por un tiempo.

Cataclysm

En la tercera expansión del juego, Galen Aterratrols se convirtió en un renegado, confirmando todo lo malo que presagiaba el destino de su reino ha acabado por cumplirse. Los pocos ciudadanos de Stromgarde que quedan, como Skuerto, no ven la hora en que Danath regrese de Terrallende y ponga las cosas en su sitio.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.