Sueño Esmeralda

El Sueño Esmeralda (conocido también como ‘El sueño de la creación’), el Sueño Verde o simplemente el Sueño es un vasto mundo espiritual que existe fuera de las fronteras físicas del mundo y el reino de la Aspecto del Vuelo Verde, Ysera.

Muestra a los Viajeros que se adentren, el aspecto que tendría Azeroth si no hubiese sido modificado por la sabiduría de sus razas, o lo que es lo mismo, lo que podría ser Azeroth si nunca hubiera albergado la presencia de humanos, elfos y otras criaturas inteligentes. Es por eso que contiene el aspecto original de todos los bosques cortados para reutilizar la madera de los árboles, las praderas que se transformaron para el cultivo, los ríos contaminados por la presencia de las ciudades y por supuesto, el aspecto del mundo si no se hubiera producido el Gran Cataclismo. Por tanto, es una visión paradisíaca del mundo en el que tranquilos bosques se extienden hasta donde alcanza la vista y donde se alzan majestuosas colinas y montañas que imitan a Azeroth sin ser exactamente Azeroth.

Trasfondo

Warcraft Encyclopedia

El Sueño Esmeralda fue descrito en su día en la sección de la Enciclopedia Warcraft aunque nunca llegó a ser traducida oficialmente al castellano.

Los benevolentes titanes, crearon el Sueño Esmeralda para que les sirviera como base para proyectar lo que sería el planeta de Azeroth. Cuando los titanes dieron forma al mundo, enviaron a Ysera a un trance eterno desde donde le encomendaron la misión de vigilar lo que ocurría en el planeta recién creado. Como resultado, los dragones verdes, custodiaban cada portal que conducía al Sueño, y siempre eran capaces de percibir lo que ocurría en ambos planos de existencia.

Propósito del Sueño

El Sueño está bajo la protección Ysera, la Aspecto del Vuelo Verde. Después de que los titanes dieran forma a Azeroth, enviaron a Ysera a un trance eterno y le encargaron que vigilara al mundo desde el Sueño. Como resultado, los dragones verdes custodiaban cada portal que llevaba al Sueño Esmeralda y eran capaces de ver tanto el paisaje de Azeroth como del Plano Esmeralda. Esta cualidad conocida como “Visión Esmeralda”, permitía a los dragones verdes percibir lo que les rodeaba con perfecta claridad, a pesar de tener los ojos cerrados.

Al contrario que Azeroth, el Sueño Esmeralda es un mundo más espiritual que físico. Todo el que entra puede influir de forma leve sobre él pero sólo temporalmente: los hilos invisibles que forman la estructura del Sueño siempre vuelven a su estructura original cada poco tiempo. Ni siquiera Ysera puede cambiar el Sueño permanentemente ni aunque deseara hacerlo. Ella no controla el Sueño, más bien podría decirse que el Sueño la controla a ella. Al usar el Sueño como una guía irrefutable, Ysera regula el flujo y reflujo de la naturaleza y el camino evolutivo que sigue el propio mundo.

Percepción de las criaturas desde el interior del Sueño

Las criaturas de Azeroth pueden visitar el Sueño Esmeralda tanto físicamente como en sueños. Cuando un espíritu visita el Sueño, deja atrás su cuerpo aunque su imagen es proyectada y se manifiesta allí como una silueta que suele parecerse físicamente al individuo. Así que, para la mayoría de criaturas, moverse a través del Sueño es algo normal, a pesar de que se trata de un plano mayoritariamente espiritual. Estas reglas no se aplican a los druidas con la suficiente habilidad o experiencia, que están entrenados para ver más allá de la realidad física. Los druidas más poderosos son capaces de acelerar sus movimientos, atravesar objetos sólidos e incluso volar. Es raro ver estas habilidades en alguien no-druida aunque nada es imposible.

Características del Sueño

Todos los soñadores pueden influir de alguna forma en el Sueño, algo que nunca han podido hacer las criaturas no vivientes a excepción de los titanes. La propia Ysera no puede controlar o dar forma al Sueño, que tiene su propia naturaleza y variedad de criaturas, tanto conscientes como no conscientes. El tiempo no existe dentro del Sueño. Como resultado de ello, el Vuelo Verde, que pasa la mayor parte de su tiempo allí, tiene una vida extremadamente longeva. Los consortes de Ysera por ejemplo, nunca han salido del Sueño y se los considera inmortales. Debido a que los titanes dedicaron grandes esfuerzos en perfeccionar el diseño de Azeroth, el Sueño Esmeralda no es una visión perfecta de en lo que podría haberse convertido Azeroth. El aspecto final del mundo fue el resultado de muchos intentos fallidos y deficientes. Por tanto, el Sueño tiene múltiples capas, una por cada encarnación que los titanes imaginaron. Muchas de esas capas están incompletas y se encuentran fuera del alcance de todo aquel que se encuentre en la versión acabada del mundo espiritual.

El Sueño Esmeralda es descrito originalmente como “un vasto mundo espiritual en constante cambio, que existía fuera de las fronteras del mundo físico. Desde el Sueño, Ysera controlaba el flujo y reflujo de la naturaleza y la evolución del mismo mundo.”, lo que implica una naturaleza más fluida y menos estancada que lo que se describe en otras fuentes.

Capas

El Sueño Esmeralda tiene múltiples capas, descritas por Cenarius como distintas versiones de prueba de Azeroth. Estas capas fueron creadas por los titanes mientras daban forma a Azeroth, como una manera de perfeccionar el diseño del mundo, por lo que el aspecto final fue el resultado de numerosas pruebas inconclusas. Cada capa representa una idea o concepto abandonado que los titanes finalmente descartaron. Malfurion se dio cuenta que no pertenecían ni a un plano mortal ni al Sueño Esmeralda. Vio picos montañosos al norte y cumbres incompletas como si alguien las hubiera estado moldeando como si fueran arcilla y hubiera perdido el interés antes de terminarlas. Estas capas normalmente no están habitadas, son invisibles e incompletas, por tanto no pueden alcanzarse por aquellos que se encuentran en la parte completa del Sueño. No obstante, aquellos con el suficiente conocimiento para navegar entre planos, pueden acceder a ellas.

El primer árbol del Mundo

Durante la Guerra de los Ancestros, el druida Malfurion hizo uso del Sueño Esmeralda para entrar en el palacio de la Reina Azshara y frustrar los planos de Lord Xavius. Después de que finalizara el conflicto, tres de los aspectos de los vuelos de dragón plantaron el Árbol del Mundo conocido como Nordrassil, en lo alto del Monte Hyjal donde, bañando sus raíces, se creó un nuevo Pozo de la Eternidad. Ysera ligó a Nordrassil con el Sueño Esmeralda, con la intención de poder sentir los cambios que le sucedían para así prevenir un nuevo abuso de los poderes mágicos de las aguas del Pozo que servirían para alimentar al árbol. Las energías del Sueño, actuarían como influencia para contrarrestar las caóticas energías del Pozo. Además, la conexión de Nordrassil con el Sueño Esmeralda, permitiría a los druidas de Azeroth, viajar más fácilmente a los dominios de Ysera.

El segundo árbol del Mundo

Convencido de que la inmortalidad de los elfos de la noche debía ser restaurada, el archidruida Fandral Corzocelada propuesto plantar un segundo árbol del mundo, a pesar de no contar con ninguna señal de aprobación proveniente de los vuelos de dragón. Tampoco Malfurion quiso participar, dando a entender que sin la bendición de los aspectos, el árbol sería una abominación. Cuando Malfurion cayó en un misterioso coma, Fandral se convirtió en el nuevo líder de los druidas y su primera decisión fue persuadir al Circulo Cenarion para plantar el segundo árbol del mundo, al que llamaron Teldrassil. Teldrassil no está ligado al Sueño o al Pozo de la Eternadad y, al contrario de lo que esperaba Fandral, tampoco le ha devuelto la inmortalidad a los elfos.

La Pesadilla

En algún momento de la historia, el Sueño Esmeralda fue corrompido por la Pesadilla Esmeralda, un ente etéreo que se desplaza por el plano Esmeralda corrompiendo todo lo que encuentra a su paso. Muchos vigilantes del Sueño se han enfrentado a ella y muchos han caído fruto de la locura, transformándose en siervos de aquello contra lo que juraron luchar.

Los principales afectados por la lucha contra la Pesadilla fueron el Vuelo Verde y los druidas. Mientras muchos de los dragones perdieron la razón, como Eranikus, los druidas como Malfurion o Naralex permanecieron atrapados sin poder volver al mundo real.

La Pesadilla no tardó en traspasar las fronteras del Sueño Esmeralda y filtrarse en Azeroth con la intención de conquistarlo. Los Dragones de Pesadilla aparecieron junto a los portales que daban acceso al plano esmeralda.

La oposición de los druidas del Claro de la Luna ayudados por Remulos hizo volver a entrar en razón a Eranikus y retroceder a la Pesadilla.

Finalmente se descubre quién está causando la corrupción del Sueño Esmeralda, nada menos que Lord Xavius, el primer altonato que se convirtió en sátiro que, bajo la forma de un árbol retorcido, luchó contra Malfurion y fue finalmente derrotado. El archidruida percibió a un Dios Antiguo tras las actuaciones de Xavius, un ente que llegó al Sueño Esmeralda a través de la falla de Aln, en algún lugar del profundo Mare Magnum.

Tras la derrota de Alamuerte y la pérdida de la inmortalidad de los Aspectos, el Acuerdo del Reposo del Dragón se reunió y Merithra dio el aviso de que la Pesadilla estaba buscando un nuevo Señor de la Pesadilla para sustituir a Xavius. Por su parte, Ysera delegó en los druidas la labor de vigilar el Sueño Esmeralda a partir de entonces.

Geografía

En el Sueño Esmeralda, el suelo es totalmente verde, el cielo es oscuro, tornándose amarillo o verdoso en el horizonte, dando una visión de tranquilidad, esto cambia según la zona, en algunos lugares el cielo es celeste y está totalmente cubierto por nubes verdes.

El agua es incolora en la mayor parte de las zonas, pero se torna color esmeralda en las soleadas costas.

Mucha vegetación puede encontrarse aquí, incluyendo palmeras cuyos frutos brillan, árboles flotantes que emanan agua de su corteza, y extraños atrapasueños gigantes que parecen estar hechos de roca, aunque su forma hace pensar que son raíces.

En las mesetas y llanuras, el césped crece en forma de espiral, creando hermosas formas vistas a lo lejos.

Hay varias zonas dentro del sueño esmeralda:

  • Eye of Ysera
  • Rift of Aln
  • The Nightmare
  • Daral’nir (la contrapartida de Tal’doren en el mundo real)
  • Emerald Paradise
  • Pasajes del Sueño de Ysera

World of Warcraft

Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

Actualmente no hay entradas que lleven desde World of Warcraft al Sueño Esmeralda, por lo que los jugadores no pueden entrar en él. Las pocas excepciones en las que hay contacto con el Sueño Esmeralda se refieren a zonas fasedas de lugares ya presentes en Azeroth.

Un portal que comunica con el Sueño Esmeralda.

La mayoría de referencias al Sueño Esmeralda están presentes en el Claro de la Luna, donde se encuentra el hogar de los druidas de Azeroth. Allí, Remulos enviaba a los jugadores a recoger fragmentos de la Corrupción de la Pesadilla Esmeralda a los cuatro portales que existían en Azeroth que comunicaban con el Sueño Esmeralda. En las misiones estaba envuelto el Vuelo Verde, protectores del Sueño Esmeralda y guardianes de los portales.

En algunas ocasiones, sus miembros habían caído corrompidos por la Pesadilla como el caso de Eranikus. Esta lucha dentro del Sueño Esmeralda se menciona por primera vez en el Templo de Atal’Hakkar, donde los trol tratan de invocar a Hakkar, cuya corrupción se ha extendido por toda la estructura.

También en las Cuevas de los Lamentos, hay rastro de la corrupción de la Pesadilla, afectando a varios druidas que se han vuelto locos. Uno de ellos, Naralex, trata de utilizar la cueva para devolver a los Baldíos a su aspecto selvático original, utilizando el Sueño. Sin embargo es capturado por la Pesadilla que acabó corrompiendo a las criaturas de la cueva.

En el parche 1.8.0, fueron implementados los Dragones de la Pesadilla, cuatro grandes dragones verdes que una vez fueron lugartenientes de Ysera y protectores del Sueño Esmeralda pero que fueron corrompidos por la Pesadilla, retorciendo sus poderes y convirtiéndolos en aquello contra lo que luchaban. Cada dragón emergió de cada uno de los portales que conectaba Azeroth con el Sueño Esmeralda, situados en el Bosque del Ocaso, Tierras del Interior, Feralas y Vallefresno.

Al derrotar a los dragones, se podían conseguir objetos provenientes del Sueño Esmeralda que debían ser purificados tras hablar con Remulos. Al hacerlo, se descubría que Malfurion se encontraba luchando contra la pesadilla dentro del Sueño, dando a entender que la Pesadilla no solo buscaba corromper el Sueño Esmeralda sino invadir Azeroth.

La historia de la corrupción de la Pesadilla continuó en el Parche 1.9 con las misiones para obtener el cetro del Mar de Dunas. Los jugadores debían acudir a los cuatro vuelos para adquirir sendos fragmentos para crear el cetro. El Fragmento de cetro verde combinaba lo ocurrido a Eranikus en el Templo Sumergido con uno de los Dragones de la Pesadilla.

Es el propio Eranikus quien porta el fragmento pero no lo entregará mientras siga bajo el control de la Pesadilla. De nuevo, la imagen de Malfurion comunicándose desde el Sueño Esmeralda, envía al jugador a Remulos para que Eranikus sea invocado y derrotado en el Claro de la Luna para liberarlo del influjo de la Pesadilla. Para invocarle, Remulos necesitaba los fragmentos de corrupción de la pesadilla. Tres de ellos caen de dragones verdes aleatoriamente mientras que el cuarto lo hace de un sátiro influido por los poderes de la Pesadilla. Cuando Eranikus, es invocado como el Tirano del Sueño, amenaza con destruir todo Claro de la Luna junto a Malfurion. Tras hacer retroceder al dragón, Tyrande aparece y lo purifica con el poder de Elune. Libre y redimido del yugo de la Pasadilla, Eranikus entrega el fragmento y regresa al Sueño Esmeralda para luchar contra la Pesadilla.

The Burning Crusade

Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

En la cadena de misiones que los druidas debían completar para obtener la Forma de vuelo presto se advierte que el Sueño Esmeralda está siendo atacado por fuerzas externas lideradas por un antiguo espíritu arakkoa llamado Anzu.

En otra de las misiones de la cadena, era necesario despertar y proteger a Clintar Caminasueños en el Túmulo de Tempestira del Claro de la Luna. Algunas extrañas plantas originarias del Sueño como los Látigos fantasmales se manifiestan por el camino mientras son atacadas por los Celadores de sueños Cenarion.

Wrath of the Lich King

Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

El Sueño Esmeralda como zona faseada dentro del Claro de la Luna.

Durante las misiones en Corona de Hielo, los jugadores pueden visitar el Sueño Esmeralda en la búsqueda de unas bellotas mágicas para curar al Cruzado Bidenbard. De nuevo Remulos da acceso al Sueño a través de una zona faseada del propio Claro de la Luna.

Durante el intento de rescate de Valithria Caminasueños en la Ciudadela Corona de Hielo, la dragona tratará de abrir portales a una zona faseada del Sueño situado en la estancia donde se encuentra para conseguir mejoras de combate.

Cataclysm

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Los Dioses Antiguos y Nordrassil tienen un desarrollo importante con la aparición de N’Zoth y del Monte Hyjal. El primero parece ser el responsable de la Pesadilla Esmeralda mientras que el segundo, es una de las nuevas zonas donde tienen lugar eventos relacionados con el Sueño Esmeralda. En la cima de Azeroth, se encuentra nada menos que Ysera, que busca ayudar a diversos ancestros entre los que están Aessina, Aviana, Cenarius, Goldrinn, Tortolla y Malorne.

La Pesadilla ha conseguido corromper a Fandral Corzocelada, que es hecho prisionero y encerrado en los túmulos de Hyjal pero ante la presencia del Martillo Crepuscular, Alysra pide a los jugadores que trasladen a Fandral al Claro de la Luna a través del Sueño Esmeralda.

En cuanto a los Dragones de la Pesadilla, Emeriss y Lethon murieron, mientras Ysondre escapó de la corrupción y pide ayuda para acabar con Taerar que aún sigue corrupto. Los cambios introducidos en las zonas cercanas hicieron que su nivel fuera reducido, eliminando su condición de élite.

Por su parte, Naralex, consiguió recuperarse de la Pesadilla en las Cuevas de los Lamentos y utilizó sus poderes para traer de nuevo la vida a los páramos exteriores a la caverna, aunque la zona sigue estando afectada por la Pesadilla que se filtra desde el Sueño Esmeralda.

Share

1 comentario

    • Darkwatcher en 23 diciembre, 2017 a las 2:17 pm
    • Responder

    Me parece excelente todo esto sobre el Sueño Esmeralda. Me encanta tener un lugar donde pueda adquirir más conocimientos sobre el Universo de Warcraft. Sigue así Leoric, hay otras muchas cosas que me faltan por aprender, nadie se las sabe todas. Conozco bastante, bueno… mucho sobre este Universo, pero nunca está de más conocer algunos detalles. Gracias por la información. Espero que sigas haciendo este tipo de crónicas, están muy interesantes.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.