Errantes

Los Errantes son un grupo de elfos de sangre asentados principalmente en torno a Quel’Thalas. Están liderados por el General Forestal de Lunargenta, Halduron Alasol.

Lo que fue una vez una organización exclusiva de elfos nobles, se ha convertido un grupo de elfos de sangre al sobrevivir muchos de ellos a la de La Plaga a Quel’Thalas. Con sede en la Ciudad de Lunargenta, la organización se considera parte del gobierno de los elfos de sangre. Los Errantes tienen varias refugios dispersos por Quel’Thalas.

Características generales

  • Nombre: Los Errantes
  • Líder principal: Halduron Alasol
  • Raza(s): Elfos de sangre
  • Base de operaciones: Quel’Thalas
  • Capital: Ciudad de Lunargenta
  • Otros emplazamientos importantes: Enclave del Errante, Retiro del Errante
  • Lenguaje principal: Thalassiano
  • Lenguajes secundarios: Común, Orco
  • Zona de operaciones: Reinos del Este
  • Afiliación: Quel’Thalas (Horda)
  • Estado: Activo

Historia

Nacimiento

Los Errantes inicialmente se compuso de poco más de un grupo de elfos nobles guerreros, que lucharon durante las Guerras Trol para mantener Quel’Thalas seguro. Hace aproximadamente 500 años, un grupo de combatientes igualmente dedicados formó y tomó oficialmente el nombre de “Errantes”. Su deber fue proteger Quel’Thalas mucho más allá de sus fronteras y velar por los intereses de los elfos nobles de todo Azeroth. El comandante de los Errantes se le dio un título único: General Forestal de Lunargenta.

Segunda Guerra

Durante la Segunda Guerra, los Errantes fueron liderados por la formidable General Forestas Sylvanas Brisaveloz. Mientras las fuerzas de los Amani y de la Antigua Horda invadían al norte de Canción Eterna, los Errantes hicieron retroceder a los invasores. Notables comandantes Errantes como el segundo al mando de Sylvanas, Lor’themar Theron, y el talentoso forestal Halduron Alasol estuvieron en el conflicto, y los Errantes fueron fundamentales en la retención Amani hasta que los dragones rojos, aliados de los Amani, empezaron devastar los bosques. Llegados a este punto, el Gran Rey de Quel’Thalas, Anasterian Caminante del Sol, se unió oficialmente a la Alianza de Lordaeron.

Durante este tiempo, Sylvanas introdujo a un aprendiz poco probable en las filas de los Errantes- el forestal humano, Nathanos Marris. Ella estuvo muy orgullosa por su talentoso discípulo, al igual que varios de sus compañeros, aunque algunos de los otros Errantes no se tomó demasiado bien la presencia de un humano en sus filas. El mismísimo heredero de Quel’Thalas, el Príncipe Kael’thas Caminante del Sol, exigió a Sylvanas echarlo, pero esta persistió en su entrenamiento. En cualquier caso, Nathanos demostró ser un valioso aliado, y fue el primero y el último humano en alcanzar el rango de Señor Forestal y ser instruido con los Errantes.

Tiempo después de terminar el conflicto, Anasterian citó la falta de liderazgo de los humanos que les llevó a la violencia innecesaria en el tierra elfa como una excusa para salir de la Alianza. Por lo tanto, la nación de Quel’Thalas y los Errantes regresaron a su aislamiento del resto del mundo. Los Errantes tuvieron poca acción durante este tiempo.

Tercera Guerra

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Los Errantes fueron los primeros en enterarse de la caída de Lordaeron a manos del retorcido príncipe Arthas y sus hordas de no-muertos. Los exploradores Errantes informaron a la General Forestal Sylvanas de que el caballero de la muerte se acercaba, y ella misma lideró una incursión de forestales para su encuentro. Después de burlarse de los intentos de la General Forestal para convencerlo de que volviese, Arthas avanzó hacia las puertas élficas y los Errantes se dispersaron para pararle antes de que el camino profano de la destrucción pudiese extenderse aún más en el reino de los elfos.

En primer lugar, los Errantes les lanzaron una lluvia de flechas, mientras que un contingente sacó sus espadas y se dirigieron hacia los miembros mortales del Culto de los Malditos. Contra las habilidades superiores de los Errantes, los miembros vivos del culto resultaron poca cosa, aunque sus cuerpos fueron reanimados con rapidez, al igual que elfos que cayeron. En poco tiempo, la General Forestal Sylvanas dio la orden de retirada. Se dio cuenta que no podían ganar la batalla, aunque mantenía la esperanza de que los magistri en Quel’Danas aún podrían hacer algo, si supiesen lo que venía. Los exploradores Errantes se dispersaron para informarles, aunque Arthas los asesinó rápidamente.

La General Forestal hizo numerosos esfuerzos para detener el avance de la Plaga, incluyendo la destrucción del puente principal que conducía a Elrendar y manteniendo la llave de tres lunas fuera del alcance de Arthas. Sin embargo, estos intentos resultaron mayormente inútiles: Arthas complementó el puente destruido con sirvientes descerebrados, y un traidor llamado Dar’Khan Drathir aseguró a Arthas saber exactamente dónde encontrar la tan codiciada llave.

Los Errantes lanzaron un ataque a gran escala de dracohalcones sobre los invasores, aunque después de algunos éxitos iniciales, los valientes animales fueron repelidas en gran medida por las gárgolas de piedra de la Plaga.

Sylvanas cayó ante Lunargenta después de un combate contra el heredero de Lordaeron, y los Errantes se enfrentaron en una desesperada batalla por la supervivencia sin su liderazgo. Lor’themar Theron y sus forestales lucharon en la Isla de Quel’Danas para llegar a la Fuente del Sol a tiempo, aunque lo que Lor’themar observó fue sólo un solar aniquilado y retorcido donde antes estaba su antigua fuente de poder.

Con el fallecimiento de Sylvanas, los Errantes se quedaron sin un líder. Eligieron a Halduron Alasol como su nuevo líder, ya que era a la vez un forestal experto y un líder talentoso.

Después de enterarse de la devastación de Quel’Thalas, el príncipe Kael’thas volvió a su tierra natal. Le cambió el nombre de los sobrevivientes a “elfos de sangre” en honor a sus hermanos caídos, y mandó a Lor’themar para salvaguardar la patria de los elfos de los restos de la Plaga, mientras reclutaba al 15% de los elfos de sangre para unirse a la Nueva Alianza.

Las Tierras Fantasma

Esta sección aborda contenido exclusivo de comics o manga.

Lor’themar y Halduron lideraron a los Errantes hacia las batallas contra la Plaga por todo Quel’Thalas, con mayor o menor éxito. Consiguieron la pista de Dar’Khan Drathir, y lanzaron una emboscada al gran traidor, pero se encontraron con una incursión de esqueletos de elfos nobles bloqueando su camino. Los Errantes finalmente unieron sus fuerzas con Kalecgos y sus compañeros, y salieron victoriosos en la batalla final contra Dar’Khan en la Isla de Quel’Danas.

Reclamando Quel’Thalas

Con una amenaza inmediata, los Errantes continuaron su batalla contra los no.muertos. Fueron ayudados por el Gran magister Rommath y sus magistri – quienes usaron rápidamente las nuevas enseñanzas radicales promovidas por Illidan Tempestira y Kael’thas para expulsar a los invasores y recuperar gran parte de Quel’Thalas con impresionante eficiencia. La misma Ciudad de Lunargenta fue reconstruida “de día para otro”.

Sin embargo, las enseñanzas de Rommath que trajo de vuelta a Quel’Thalas causó cierta fricción dentro de los Errantes – Renthar Lanzalcón y sus forestales se opusieron abiertamente, un acto que llevó al recién nombrado Señor Regente de Quel’Thalas, Lor’themar Theron, a desterrarles al sur.

Quel’Thalas también buscó aliados durante todo este tiempo, y los Errantes eran inicialmente reacios en cuanto a su alianza con la Horda. También se opusieron a la creación de la orden de los caballeros de sangre.

Los enclaves

Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

Hoy en día los Errantes por lo general no se alejan mucho de su tierra. En cambio, lucharon por recuperar y controlar la sección sur de Quel’Thalas, que fue fuertemente afectada: las zonas más meridionales cayeron en manos de la Plaga. Los Errantes también estuvieron luchando para mantenerse en el Bosque Canción Eterna, que estaba siendo amenazado por los trol Amani de Zul’Aman, al este de Quel’Thalas.

Los Errantes mantuvieron las Tierras Fantasma a través de sus numerosas participaciones en todo el Bosque Canción Eterna, con la inverosímil ayuda de los Renegados; principalmente se ocupaban de tratar con los trol Amani que aún resistían en Quel’Thalas desde el Retiro del Errante. También podrían llevar la lucha a las Tierras Fantasma, desde su base principal en el Enclave del Errante.

La restaurada Fuente del Sol

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Después de los dramáticos acontecimientos que rodearon al príncipe traidor Kael’thas y a la Legión Ardiente, la Fuente del Sol fue restaurada. Durante este tiempo, un número de fuerzas de Furia del Sol volvió a casa para servir a su pueblo, y como resultado, los Errantes fueron menos estrictos con la protección de las fronteras de Quel’Thalas.

La resurgir de los Amani

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Los Errantes y la tribu Lanza Negra formaron una alianza junto el Pacto de Plata contra el nuevo imperio trol de Zul’Aman, y un regimiento de cazadores de trol Errantes se encontraron en sus alrededores. Con la mayoría de los Errantes fuera de servicio, Halduron pidió ayuda a una extraña fuente – a Vereesa Brisaveloz y a sus propios forestales, quienes ansiosamente viajaron a Quel’Thalas para ayudar a su patria.

Pandaria

Esta sección aborda contenido exclusivo de Mists of Pandaria.

Un regimiento de los Errantes se desplegó en Pandaria aproximadamente dos meses después del descubrimiento del continente. Acompañandos por Lor’themar Theron, lo Errantes (como caballeros de sangre y divisiones de Furia del Sol) sirvieron como guardaespaldas para el Señor Regente, y como medida de protección para el Relicario. El Forestal Orestes se encarga de la búsqueda y captura de un señor de la guerra mogu junto con la caballera de sangre Aenea. Los Errantes son vistos someter al mogu capturado con cadenas después de haber cometido el crimen.

Tras el asalto a Dalaran por parte del Gran magister Rommath para rescatar a los Atracasol, Lor’themar ordena a Halduron reunir a los Errantes y señala que el momento en el que los sin’dorei forjan su propio destina había finalmente llegado.

Membresía

Una vez el que fue un grupo selecto para elfos nobles altos elfos, se ha convertido en una organización exclusiva para elfos de sangre. Con sede en la Ciudad de Lunargenta, la organización se considera parte del gobierno de los elfos de sangre, pero sus miembros nunca han sido militares formales. El ejército que actualmente defiende Quel’Thalas es una entidad separada de los Errantes. Tienen varios refugios repartidos por todo Lordaeron y Khaz Modan.

Historia y organización

Los Errantes es un pequeño pero altamente calificado grupo de forestales. La organización puede remontar sus raíces de nuevo a las Guerras Trol, cuando un grupo libremente afiliado de elfos nobles guerreros trabajaron juntos para defender Quel’Thalas. Hace aproximadamente 500 años, un grupo de combatientes igualmente dedicados formó y tomó oficialmente el nombre de “Errantes”. Su deber fue proteger Quel’Thalas mucho más allá de sus fronteras y velar por los intereses de los elfos nobles de todo Azeroth. El comandante de los Errantes se le dio un título único: General Forestal de Lunargenta.

Con el tiempo, el enfoque de los Errantes ha evolucionado. Hoy en día los Errantes por lo general no se alejan mucho de su tierra. En cambio, luchan por recuperar y controlar la sección sur de Quel’Thalas, que ha sido fuertemente afectada: las zonas más meridionales cayeron en manos de la Plaga. Los Errantes también luchan para mantenerse en el Bosque Canción Eterna, que está siendo amenazado por los trol Amani de Zul’Aman, al este de Quel’Thalas.

Creencias y prácticas

Los Errantes han sido considerados como elfos valientes y honorables que respetan la ley con una profunda fe. De hecho, siempre se les ha considerado el epítome de la dedicación desinteresada.

Desde la masacre sangrienta de la Plaga en Quel’Thalas, los Errantes han perdido parte de su optimismo. A pesar de ello, mantienen noblemente su papel como protectores de la sociedad de los elfos de sangre. Tal vez debido a sus vínculos con la tierra, estos forestales tienden a ser espiritual, mental y físicamente más sanos que muchos otros elfos de sangre.

Ellos ven su misión como una muy grande: buscar y erradicar el mal. Su enfoque principal es en sí Quel’Thalas, pero también de vez en cuando se aventuran al exterior, realizan ataques precisos en los que sienten que sus esfuerzos tendrán el mayor efecto.

Relaciones de los Errantes

Aunque en un principio reacios sobre la relación con su alianza con la Horda, los Errantes parecen capaces de poner a un lado los prejuicios raciales cuando es necesario – la tribu Lanza Negra y Halduron Alasol paracen trabajan bien juntos, siendo también respetuosos. Su pelea con los Caballeros de Sangre es bien conocida, aunque los Errantes también parecen estar en desacuerdo con varios de los magistri. Esta es tal vez impulsada por las diversas alusiones dadas en las discusiones entre el Gran magister Rommath y Halduron Alasol. Con la Fuente del Sol restaurada y los Caballeros de Sangre tomando ahora su poder directamente de ella, las desavenencias entre las organizaciones militares de Lunargenta pueden aún mejorar.

Rangos

Los Errantes tienen un sistema de clasificación por título, y parece poseer una jerarquía de mando bastante sencillo.

General Forestal de Lunargenta – también llamado como “General Forestal de Quel’Thalas” o simplemente “General Forestal”. El líder de los Errantes y comandante militar de Quel’Thalas.

Los Generales Forestales conocidos son: Halduron Alasol y su predecesor, Sylvanas Brisaveloz.

Señor forestal – un título de alto rango concedido a los forestales de increíbles proezas.

Los señores forestales conocidos son: Nathanos Marris y Renthar Lanzalcón.

Capitán forestal – una posición de gran autoridad en los Errantes.

Los capitanes forestales conocidos son: Venn’ren, y Areiel; esta última conserva su título, incluso como forestal oscura de los Renegados.

Capitán – una posición de autoridad.

Teniente – un teniente Errante.

Errante – un número de forestales llevan el mismo título de “Errante”.

Forestal – un rango de nivel de entrada.

Uniforme y equipamiento

Como era de esperar, los Errantes tienden a usar los diseños elaborados por los elfos de sangre, y por lo general utilizan arcos, ballestas, espadas o armas de asta. A diferencia de los Caballeros de Sangre, no muestran ninguna preferencia especial por su código de color y se ven típicamente en diferentes atuendos. El mismo Halduron luce un traje todo azul.

Relación con las forestales oscuras

Las forestales oscuras de los Renegados fueron una vez de elfas nobles Errantes, que cayeron durante la invasión de la Plaga a Quel’Thalas. Después de recuperar Sylvanas Brisaveloz su cuerpo, se horrorizó al ver que ya el mundo natural ya no la respondían. Como tal, comenzó a incursionar en la nigromancia, y combinó los expertos conocimientos de sus días como Errante con el poder oscuro de la nigromancia. Así, nacieron las forestales oscuras.

Visualmente, las forestales oscuras no parecen haber olvidado sus raíces. Sus trajes son más oscuras que el uniforme típico del Errante, y Sylvanas luce exactamente el mismo atuendo que había llevó en vida – aunque con un toque más oscuro y agresivo.

Otros Errantes

Aunque el término “Errante” se refiere a la organización de los elfos de sangre, los restos del cuerpo original de forestales que no se convirtieron en sin’dorei se pueden encontrar fuera de Quel’Thalas. El Refugio Quel’Lithien fue donde los forestales desterrados, bajo el mandato de Renthar Lanzalcón, fijaron su residencia, aunque posteriormente fueron convertidos en desdichados.

Miembros conocidos

 

Nombre Localización
Halduron Alasol Aguja Furia del Sol Ciudad de Lunargenta
Capitán forestal Venn’ren Avanzada del Halcón Península del Fuego Infernal
Capitán Helios Enclave del Errante Tierras Fantasma
Errante Crepúsculo Enclave del Errante Tierras Fantasma
Errante Sedina Enclave del Errante Tierras Fantasma
Errante Solanna Enclave del Errante Tierras Fantasma
Teniente Correalba Retiro del Errante Bosque Canción Eterna
Hathvelion Mirasol Orilla Tranquila Bosque Canción Eterna
Teniente Tomathren Orilla oeste del Lago Elrendar Tierras Fantasma
Nemeth Ojohalcón Campamento Grom’gol Norte de la Vega de Tuercespina
Forestal Krenn’an Enclave del Errante Tierras Fantasma
Forestal Lethvalin Tranquillien Tierras Fantasma
Forestal Lilatha Catacumbas Amani Tierras Fantasma
Forestal Valanna Orilla oeste del Lake Elrendar Tierras Fantasma
Forestal Vedoran Ciudad de la Muerte Tierras Fantasma
Forestal Vynna Enclave del Errante Tierras Fantasma
Forestal Orestes Valle de los Emperadores Cima Kun-Lai

Antiguos Errantes

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.