Anub’arak

Anub’arak fue el último rey del imperio nerubiano de Azjol-Nerub. Fue masacrado durante la Guerra de la Araña y más tarde, levantado por Ner’zhul, el Rey Exánime, como sirviente no-muerto a su servicio.

Características generales

  • Nombre: Anub’arak
  • Título: El Rey Traidor
  • Género: Masculino
  • Raza(s): Señor de la cripta
  • Afiliación: La Plaga, Azjol-Nerub
  • Ocupación: Líder de los nerubianos de La Plaga, Mayordomo del Rey Exánime, antiguo rey de Azjol-Nerub
  • Localización: Azjol-Nerub o Coliseo de los Cruzados
  • Estado: Matable

Biografía

Al servicio del Rey Exánime

El rey de Azjol-Nerub, Anub’arak, fue uno de los nerubianos masacrados durante la Guerra de la Araña. Junto a uno de sus más leales comandantes, Anub’Rekhan. Fue levantado por Ner’zhul como no-muerto a su servicio.

Como señor de la cripta, fue obligado a usar su poder para buscar a la resistencia por la tundra helada y acabar con ella. A pesar de las plegarias de sus antiguos compañeros, sus órdenes eran las de masacrar a cualquier nerubiano que intentara oponer resistencia a los no-muertos.

Otra de sus tareas fue ir al encuentro de un Kel’Thuzad aún humano y enseñarle Naxxramas persuadiéndolo para unirse a La Plaga.

La carrera hacia Corona de Hielo

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Anub’arak fue el encargado de recibir a Arthas Menethil cuando este llegó a Rasganorte convertido en Caballero de la Muerte con la intención de enfrentarse al ejército de elfos de sangre de Kael’Thas e Illidan que estaban marchando hacia el Trono Helado. Anub’arak salvó a Arthas de una emboscada de elfos antes de contarle los planes de Ner’zhul. Tras ayudarlo a establecer una base, ambos se enfrentaron a Sapphiron, un dragón azul que guardaba poderosos artefactos con los que más tarde se enfrentaría a sus enemigos. Tras comprobar que Kael e Illidan les sacaban mucha ventaja como para alcanzarlos a tiempo, Anub’arak sugirió tomar un atajo por los subterráneos, atravesando Azjol-Nerub y saliendo a la superficie en Corona de Hielo.

Anub’arak condujo a Arthas a través del reino araña, sorteando peligrosas trampas por el camino mientras luchaban contra los nerubianos rebeldes que aún seguían vivos, que no cesaban de llamar traidor a su antiguo rey por haberse aliado con el Rey Exánime, el destructor de su civilización.

Tan pronto como llegaron al reino araña, se encontraron con una expedición enana liderada por Baelgun, que dio el aviso de que un antguo mal había sido liberado bajo las ruinas del reino. Los enanos impedían el paso al templo de Azjol-Nerub por lo que Anib’arak y Arthas tuvieron que derrotarlos antes de acceder a la caverna. Tan pronto como accedieron, tuvieron que enfrentarse a los ignotos, una raza poderosa y vil que se creía que sólo existía en leyendas. Arthas y Anub’Arak lograron vencerlos, y sufrieron para hacer lo propio con el poderoso Olvidado.

Cuando llegaban al Reino Superior, un terremoto colapsó la parte del pasaje en donde estaban, separando a Anub’arak de Arthas. El nerubiano tuvo que excavar con ahínco para llegar a tiempo hasta donde se encontraba Arthas, antes de que este cayera en una de las numerosas trampas colocadas en las salas del templo. Una vez reunidos, Anub’arak alabó la fortaleza de Arthas y le confesó que no le extrañaba que Ner’zhul lo hubiera elegido como su campeón. Tras conducir a Arthas hacia la superficie, se enfrentaron a Illidan y sus sirvientes naga en una batalla por controlar los obeliscos que daban acceso al Trono Helado.

Cuando Arthas salió victorioso, Anub’arak permaneció detrás de él, viendo como subía las escaleras hacia su destino.

World of Warcraft: Wrath of the Lich King

Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Con la implantación de Rasganorte a World of Warcraft en la segunda expansión del juego, Azjol-Nerub se transforma en una mazmorra para 5 jugadores donde Anub’arak es el jefe final la misma. Los aventureros, tras recibir el encargo de Kilix the Unraveler, se adentran en el subterráneo con la intención de acabar con él.

Desde su traición, ha tergiversado y pervertido su tierra natal hasta convertirla en el pozo de mugre que es hoy en día. Dirige un ejército de nerubianos no-muertos que, al igual que su líder, han jurado lealtad al Rey Exánime.

Sin embargo, tras haber sido derrotado, el Rey Exánime volvió a resucitarlo y a dotarlo de nuevos poderes de escarcha con los que fue enviado al Torneo Argenta con la intención de derrotar a los participantes en el evento del Coliseo de los Cruzados. En las profundidades heladas bajo el coliseo se enfrenta a los cruzados en la Prueba del Cruzado y del Gran Cruzado.

Share

1 comentario

    • Darkwatcher el 21 noviembre, 2017 a las 6:49 pm
    • Responder

    ese cucarachon me cae bien

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.