Cenarius, el Señor del Bosque

Cenarius, Señor de Bosque y dios patrón de todos los druidas es uno de los más poderosos semidioses de Azeroth.

Adorado por los elfos de la noche desde su temprana historia, el Hijo de Malorne enseñó a los elfos a ser druidas y abrazar la naturaleza. Sirvió como comandante de las fuerzas de Kalimdor en la Guerra de los Ancestros después de la muerte de su padre. Continuó sirviendo como maestro y protector de los elfos en sus bosques durante 10.000 años hasta que fue asesinado por los orcos demoniacos corruptos liderados por Grom Hellscream.

Características generales

  • Nombres: Cenarius el Señor del Bosque
  • Título: Corazón de la Tierra
  • Género: Masculino
  • Raza(s): Guardián ancestro
  • Clase: Semidios, Guardián de la arboleda, Druida, Druid of the Wild
  • Afiliación: Bosques de Kalimdor y Círculo Cenarion
  • Ocupación: Señor del Bosque, Druida Supremo, Defensor del Sueño Esmeralda, Semidiós de las Arboledas, Señor de las Arboledas
  • Localización: Sueño Esmeralda (espíritu), Monte Hyjal [71.9, 74.1] Cataclysm
  • Estado: Asesinado por Grom Hellscream; su espíritu vive en el Sueño Esmeralda, en Cataclysm es resucitado
  • Allegado(s): Elune (Madre), Malorne (Padre), “el centauro”, Remulos, Zaetar, Ordanus (hijos), Celebras (nieto), Cavindra (nieta), “la dríade” (Hija)
  • Mentor(es): Ysera (Mentor)
  • Estudiante(s): Xarantaur, Malfurion Tempestira (thero’shan)
  • Alineamiento: Caótico bueno

Nacimiento e infancia

El mito de los tauren “El venado blanco y la Luna” relata el nacimiento de Cenarius la unión entre la Luna Mu’sha y el Ciervo blanco Apa’ro. Tras esto fue acogido por Ysera que le enseñó los secretos del Sueño Esmeralda y la naturaleza.

Según escribe Richard A. Knaak, Elune dio a luz a Cenarius pero se lo dio a Malorne porque Cenarius era más una criatura del mundo mortal y eso significaba que no podría estar con ella. Malorne sintió que no podría hacerse cargo adecuadamente de su hijo de modo que se lo entregó a Ysera que se convirtió así en su madre adoptiva.

El semidios creció y se desarrolló como un astuto y poderoso ente, fruto de la unión de los cielos y la tierra. Poseía muchos poderes naturales inherentes, fruto de su padre Malorne y procreó una inmensa prole de seres del bosque. Sus hijas son conocidas como las dríades y sus hijos como los guardianes de la arboleda, o simplemente “guardianes” – algunos de los más conocidos son Remulos, Ordanus y Zaetar.

Según se desprende de las leyendas de los elfos recogidas en el manual de Warcraft III, el Manual of Monsters, y la guía de jugadores de la Horda, los centauros son hijos bastardos de Cenarius. Según se cuenta, Cenarius fue el progenitor de un centauro llamado simplemente “el centauro” que fue el padre de todos los clanes de su raza como los merodeadores, la tribu de Stonetalon, o los Krenka. Estas tribus primigenias no tienen nada que ver con las cinco tribus que luego Zaetar engendró en Kalimdor.

Según el propio Cenarius, los elfos de la noche también comparten parentesco con él aunque nunca ha desvelado de qué forma tuvo lugar.

Cenarius el Shan’do

Los tauren creen que la primera raza con la que Cenarius tuvo contacto fue con ellos, quienes se consideran los primeros en abrazar el druidismo. Durante incontables eras, antes del amanecer de la historia escrita, los tauren lo ayudaron a proteger el equilibrio en el mundo.

Lo cierto es que según explicaba Nethaera, una empleada de Blizzard, en los foros oficiales, la historia está a menudo contada desde el punto de vista del escritor y aunque los Tauren sugieren que fueron la primera raza en contactar con Cenarius y los primeros en convertirse en druidas, el hecho es que fueron en realidad los elfos de la noche quienes lo hicieron.

Malfurion fue el primer mortal de Azeroth en alcanzar el título de druida.

La Guerra de los Ancestros y la larga vigilia

Cuando Archimonde inició su primera invasión a Azeroth, Malfurion y la sacerdotisa Tyrande rogaron a Cenarius que les prestara su ayuda. Consciente de la naturaleza de la amenaza que suponía la Legión Ardiente, Cenarius reclutó un ejército entre sus aliados de los bosques. Ambos lucharon contra la Reina Azshara y sus seguidores así como contra los agentes de la legión, destruyendo el Pozo de la Eternidad en un acto que provocó una catastrófica explosión que hizo temblar al mundo.

Después de que Illidan, el hermano de Malfurion, restaurara el Pozo de la Eternidad en la Cima de Hyjal, Cenarius ayudó a Malfurión a capturarlo y encerrarlo en los túmulos que se encontraban bajo la montaña.

El semidios llevó a los elfos de la noche a la senda del druidismo, algo que tuvo bastante aceptación entre los miembros varones de la raza. Inmediatamente, los elfos obtuvieron la amistad y ayuda de las criaturas del bosque aliadas de Cenarius – quizás el ejemplo más notable fueran los hipogrifos que sirvieron como monturas aladas para los arqueros elfos.

Tras la entrada de los druidas en el Sueño Esmeralda, Cenarius y sus hijos, los guardianes de la arboleda ayudaron a Tyrande y a las Centinelas durante la Larga Vigilia, el periodo de tiempo que pasó hasta que los druidas despertaron de su sueño, patrullando los bosques desde su base en Claro de la Luna.

El Retorno de la Legión

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Tras la llegada de los orcos a Kalimdor, Grom Hellscream fue enviado a recolectar leña a Vallefresno mientras Thrall se dirigía a ver al Oráculo. Esto llamo la atención de los Centinelas, que los atacaron inmediatamente. Una vez que Grom acabo con ellos, Cenarius fue llevado a la primera línea.

Mannoroth, con la esperanza de utilizar a los orcos por última vez, derramó su sangre en una fuente de vida, corrompiéndola por completo. Grom fue enviado a la fuente, donde convenció a su clan para que bebieran de la sangre de Mannoroth, pese a las objeciones de conllevaría al ir en contra de todo lo enseñado por Thrall. Tras beber, los Warsong se convirtieron en poderosos orcos del caos, capaces de hacer frente al poder de Cenarius.

En una batalla titánica, Cenarius fue asesinado por los orcos, tal y como Mannoroth esperaba. Poco después, Mannoroth se presentó ante Grom y sus guerreros y los esclavizó, ya que al beber de su sangre se hicieron vulnerables a su poder nuevamente.

La muerte de Cenarius a manos de los orcos enfureció a los elfos de la noche, consolidando su punto de vista acerca de su naturaleza salvaje, y confirmando a las criaturas de piel verde (rojas en ese momento debido a la sangre demoníaca) como sus enemigos a partir de entonces. Mientras Malfurion consideraba la posibilidad de aliarse a las fuerzas de Jaina y Thrall, observando que estos luchaban también contra los muertos vivientes, Tyrande rechazo la idea y citó el hecho de que Cenarius fue asesinado por ellos, como prueba de que eran el enemigo.

Así como se decía que su padre Malorne tuvo una fuerte conexión con el Sueño Esmeralda, por su conexión con la naturaleza, el espíritu de Cenarius vive en el Sueño Esmeralda como un espíritu de la naturaleza. Los elfos de la noche creen que duerme mientras que sus heridas sanan y que se unirá a ellos nuevamente.

Interludio

Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

La única pista de las actividades recientes de Cenarius datan de una conversación con su hijo Remulos con el espíritu de Malfurion que los jugadores pueden escuchar cuando completan una determinada misión. Al parecer Cenarius está ayudando a Malfurion a combatir a una pesadilla que está corrompiendo el Sueño Esmeralda, causando la corrupción de los Cuatro Dragones entre otras cosas.

Según Lands of Mystery, se cree que Cenarius se manifestará en un nuevo cuerpo cuando se haya repuesto de sus heridas y haya completado su tarea en el Sueño Esmeralda.

Resurrección

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Cenarius es resucitado en la expansión Cataclysm y junto a Malfurion, lidera la defensa del Monte Hyjal del ataque de Ragnaros.

Está envuelto en las siguientes misiones:

  • N [81] Secretos de la Llama
  • N [82] El Guardián de la Puerta
  • N [82] El Señor del Fuego

Apariencia

En Shadows & Light se describe a Cenarius como una criatura con un cuerpo gigantesco, parecido al cruce entre un alce en su parte inferior y el torso de un elfo de la noche. Cuando permanece inmóvil, se pueden apreciar que su cuerpo, sostenido sobre cuatro patas perfectamente musculadas, desprende un aire de confianza y tranquilidad. Su cuerpo resplandece con una luz verde calmante que contrasta extrañamente con su severa mirada.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.