Garona Semiorco

Garona Halforcen (lore, WC1) o Garona Semiorco (WoW) es una semi-orca semi-draenei, aunque muchos creyeron que era una semi-humana. Es una asesina y espía. Fue emisaria de la Horda durante la primera invasión al mundo de Azeroth y fue la cruel asesina del Rey Llane Wrynn. Tiempo después, se unió a su hijo y otros miembros del Nuevo Consejo de Tirisfal, para hacerle frente al clan Martillo Crepuscular.

Características generales

  • Nombre: Garona Semiorco
  • Título: La Emisaria (RPG); Gran Maestra de la Liga de Asesinos (WoW Beta)
  • Género: Femenino
  • Raza(s): Semi-orco / Semi-draenei (Humanoide)
  • Clase: Pícaro, Maetro espia, Asesina (RPG)
  • Afiliación: Horda / Independiente (neutral), Descoronados
  • Antiguas afiliaciones: Consejo de las Sombras, Clan Cazatormentas, Reino de Azeroth, Martillo Crepuscular
  • Ocupación: Jefe Intérprete del Consejo de las Sombras, espía personal y asesina
  • Localización: Ulduar, Tierras Altas Crepusculares, Tierras Altas Crepusculares, Morada de las Sombras
  • Estado: Viva
  • Allegado(s): Maraad (tío), Med’an (hijo), Medivh (amante)

Biografía

Juventud

El nacimiento de Garona fue planeado por Gul’dan, que unió a uno de sus guerreros orcos con una draenei. El resultado fue una niña, que como se dieron cuenta más tarde, tenía el aspecto de una humana. Gul’dan la torturó y la hizo crecer por medio de la magia, incluso introdujo controles mágicos en su mente para asegurarse su obediencia. Garona creció en el cuartel junto a su padre y otros grandes orcos que la detestaban por ser diferente. Le decían “fea y deforme”, frase que marcaría el resto de su vida. El hermano de su madre, Maraad, no le importaba si su sobrina era semi orca. Conociendo que su hermana había dado a luz comenzó la larga búsqueda de su sobrina.

Alcanzando el poder

El haber recorrido todo Draenor le sirvió a Garona para saber mucho sobre la cultura de los orcos, convirtiéndola en un miembro útil para el Consejo de las Sombras. Fue inducida a influenciarse con el clan Cazatormentas, controlado por brujos. Rápidamente se ganó el puesto de intérprete jefe del Consejo de las Sombras y espía y asesina personal de Gul’dan. Sin embargo, Garona no pertenecía a ningún clan. Debido a su sangre mezclada, sería por siempre marginada por tanto tuvo que confiar en su ingenio para sobrevivir en el mundo cruel. Al llegar a Azeroth, gracias a su experiencia, Garona pudo conocer acerca de sus nuevos enemigos, los humanos.

Como emisaria

Originalmente, participó en los primeros grupos que invadieron Azeroth y fue una de los pocos que se enfrentaron al Guardián Medivh. Aunque su banda fue aniquilada, Garona se salvó y regresó con Gul’dan para entregar su mensaje. Tras un cierto tiempo, volvió a Azeroth y se reunió con el Medivh en varias ocasiones. Sus éxitos motivaron que fuera honrada con el título de Emisaria y enviada a Karazhan, ahí donde conoció a Khadgar, aprendiz de Medivh (y espía de Dalaran), quien al principio no soportaba la presencia de la semiorca. Viendo los roces que existían entre ambos, Medivh obligó a Khadgar a tratarla con respeto y pronto se creó un lazo de confianza entre los dos, afianzado cuando un demonio apareció en la biblioteca de la gran torre y ambos usaron sus talentosas habilidades para derrotarlo. Garona y Khadgar discutían entre ellos continuamente, criticando sobre todo la raza del contrario. En cierta ocasión, Garona le confesó a Khadgar que los orcos habían llegado a Azeroth a través de una puerta dimensional conocida como el Portal Oscuro.

Garona empezó a respetar mucho a Medivh y este respeto le hizo empezar a cuestionarse sus propias lealtades. Como Khadgar le había contado todo lo que quería saber, a sabiendas de que ella era una espía, Garona sintió que nunca rompería esa confianza. Incluso comentó que ese lazo de confianza la hacía sentir más ‘humana’ y que percibía que Medivh tenía un gran sueño de traer algo mejor a este mundo. Por esta época, fue cuando Medivh dejó embarazada a Garona, quien posteriormente daría a luz a Med’an.

Lucha contra Medivh

Debido al comportamiento extraño de Medivh, Khadgar y Garona sintieron la necesidad de investigar y descubrir si existía alguna conexión entre el comportamiento de Medivh y la llegada de los orcos a Azeroth. Utilizando un poderoso hechizo para una visión del pasado, Khadgar y Garona descubrieron que Medivh era de hecho el personaje que abrió el portal y trajo a los orcos a Azeroth, así descubrieron sus planes de engaño y asesinato. Este descubrimiento sacudió a Garona de pies a cabeza y aunque al principio creyó que hubo una falla en el hechizo, finalmente aceptó que Medivh estuvo involucrado en estos hechos. Luego de una corta batalla con medivh, donde Khadgar uso sus poderes para invocar una imagen de Aegwynn que distrajo al Mago, los dos escaparon y lograron llegar al reino de Azeroth.

Conocieron a Lord Anduin Lothar, en una pequeña interrupción de su viaje. Le contaron la historia a Lothar y al Rey Llane Wrynn de Azeroth, pero Llane no creía en sus palabras. A pesar de la incredulidad de Llane, Lothar si se convenció de que el Mago se había vuelto loco. Sugirió crear una pequeña tropa para enfrentarse a Medivh en Karazhan. Tiempo después en esa misma tarde, Garona vistió los colores de Azeroth por pedido de Lothar y se unió al grupo que se dirigió a la torre montando grifos.

Mientras investigaban la torre encontraron un pasaje oculto en la parte baja que los llevó a un reflejo especular de la torre misma, donde la segunda sombra de Medivh, Sargeras, habitaba. Fue ahí cuando Garona y vieron algo que cambairía la vida de la semi-orca. Garona recibió una visión del futuro, donde fue forzada a observar con horror como una “futura-Garona” asesinaba al Rey Llane durante el asalto a la Ciudad. Por un momento, Garona quedó aterrorizada por lo que sabía que iba a pasar. Llane era uno de las pocas persones en su vida que la trató con gentileza y amabilidad, por tanto no quería matar al rey. Khadgar la sacudió, la sacó de su estado de trance y la obligó a centrarse en lo que tenían que hacer. Le dijo que si la visión era cierta, tendrían que salir vivos de Karazhan (ya que Khadgar también había recibido una visión de su futuro), y que si era falsa, podía fallecer con tranquilidad sabiendo que no iba a traicionar al rey Llane.

Finalmente, encontraron a Medivh, que desencadenó todos los poderes que su madre Aegwynn y Sargeras le habían otorgado. Garona, que hervía de ira debido a la traición de Medivh y tal vez esperando fallecer para no vivir lo que su futuro decía, atacó al mago de frente sólo para ser golpeada por un poderoso hechizo. Medivh expresó su decepción a Garona diciéndole que de todas las personas, tenía la esperanza de que pudiera entender lo que le estaba pasando y que no se opondría a él.

Sintiendo poco remordimiento por la semi-orca, le tocó la cabeza y se preparó para lanzar un segundo hechizo que llenaría su mente de las mismas dudas y divisiones que Medivh había cargado. Tras recibirlo, calló incapacitada al suelo. Al poco tiempo, luego de un largo combate, Medivh finalmente cayó a manos de Khadgar y Lothar (en ese momento Gul’dan estaba en un profundo contacto mental con Medivh, haciéndole entrar en un coma), pero Garona había desaparecido…

Asesinato de Llane

Poco después, Garona se convirtió en un personaje de confianza para el Rey Llane, pero debido al hechizo de Medivh, no podía tener una verdadera lealtar. Reportó al Rey Llane acerca del funcionamiento de la Horda y cómo podría usarlo para su favor. Luego de su “liberación” gracias a las fuerzas de orcos que invadieron la Abadía de Villanorte, se le ordenó (se dice que fue el Consejo de las Sombras) asesinar al Rey Llane. Su visión se estaba haciendo realidad, llevó de mala gana esta tarea y con una profunda tristeza en su corazón, asesinó al Rey Llane, cortando su corazón. El hijo de Llane, el príncipe Varian presenció el asesinato, pero vio a Garona con lágrimas cayendo de sus ojos, esto le llenó de dudas hasta su adultez. Durante ese tiempo, estaba embarazada.

Gu’dan estuvo en coma durante ese tiempo, Orgrim Doomhammer aprovechó la situación para asesinar a Blackhand y proclamarse Jefe de Guerra. Sus espías encontraron a Garona y la torturaron casi hasta la muerte hasta que reveló la ubicación secreta del Consejo de las Sombras. El Consejo fue destruido y sus brujos, asesinados. Unos espías de facción desconocida continuaron buscando a Garona incluso después de la Segunda Guerra. Ella evitó a todos y dio a luz a Med’an. Buscó a su amigo, el mago no-muerto Meryl, y le contó sobre el asesinato al rey y el peligro que podía causar a su hijo y que se encargue de cuidar al bebé. Le dio el nombre del bebé y pidió a Meryl que no mencione nunca al niño sobre la identidad de su madre. Despidiéndose de Meryl, desapareció para el resto del mundo, pero seguiría vigilando a su hijo a la distancia.

El regreso de Garona

Esta sección aborda contenido exclusivo de comics o manga.

Garona continuaba vigilando a su hijo. Durante World of Warcraft: The Burning Crusade, Med’an fue atacado por un grupo perteneciente al Martillo Crepuscular formado por un ogro, un orco, un tauren, un elfo de la noche y un renegado. Mientras estaban a punto de matarlo, Garona inesperadamente apareció y asesinó al grupo entero. Para su mala suerte, fue capturad junto a su hijo por otros miembros del mismo clan. Fue llevada a Ahn’Qiraj pero Med’an logró liberarse.

Al llegar, Garona vio que Cho’gall seguía vivo y que conocía acerca del hechizo que Gul’dan usó en su mente para forzarla a hacer cosas contra su voluntad. La envió a Theramore para asesinar al recién retornado rey Varian Wrynn y así arruinar una posible alianza entre los orcos y humanos. Garona también recibió la misión secundaria de asesinar al Príncipe Anduin Wrynn y al Jefe de Guerra Thrall. Pero su principal objetivo seguía siendo Varian Wrynn. El ataque falló y fue capturada por Jaina, mientras Med’an (ya enterado de la identidad de su madre, había ido en busca de ella y la había encontrado) fue capturado por los demás miembros del Martillo Crepuscular. Tras analizarla, Jaina y su chambelán Aegwynn descubrieron que había un hechizo en su mente imposible de remover pues le causaría gran pena y dolor y hasta una posible muerte. En un trato realizado con Valeera Sanguinar, Garona soportaría el dolor y les proporcionaría información necesaria para salvar a su hijo del Martillo Crepuscular.

Mientras Valeera y Meryl (quien abandonó su hogar en el Bosque de Argénteos y llegó a Theramore) fueron a salvar a Med’an, Garona fue rescatada por su tío Maraad, que pasó desapercibido mientras sanaban a los heridos tras un asalto de la Plaga a Theramore. Meryl, Valeera y Med’an regresaron a Theramore. Se dirigían a la prisión de Garona pero se sorprendieron al ver que no estaba. Maraad había llevado a Garona a una cueva no muy lejos de Theramore y la despertó. Garona se despertó y al ver al draenei, lo atacó. Sin embargo, Maraad le explicó quién era él y quién era su madre. Gracias a Meryl, supieron que Garona estaba en la Guarida de Onyxia y Valeera partió a la cueva interrumpiendo a Garona y Maraad, con quien luchó. Garona se encontró con su hijo, que había seguido a Valeera. Triste, se despidió de su hijo para acabar con Cho’gall que tantos pesares le había causado. Med’an se encargaría de separar a Valeera y Maraad mientras Garona se dirigía a Ahn’Qiraj para acabar con el ogro y acabar con el peligro que acechaba a su hijo.

Garona falló al intentar asesinar a Cho’gall pero logró conseguir la Base de Atiesh. Le dio a Med’an los componentes necesarios para restaurar el bastión de Atiesh y con su poder, Med’an logró derrotar Chog’all. Garona, todavía fugitiva de Ventormenta, juró continuar la caza de los restantes miembros del culto del Martillo Crepuscular.

World of Warcraft

Wrath of the Lich King

Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Garona aparece en la visión de Yogg-Saron: El asesinato del Rey Llane.

Cataclysm

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Garona aparece en la expansión Cataclysm en la Garganta de Sangre y en la Ciudadela Crepuscular en las Tierras Altas Crepusculares, para en forma definitiva poner fin a la vida de Cho’gall aunque parece estar disgustada por tener que confiar en videntes para realizar esta meta. Los jugadores de la Horda son enviados para ayudar a Garona junto a una delegación de guardias Kor’kron élite. Sin embargo, Cho’gall mata al grupo, y se queda a solas frente a Garona.

Legion

Esta sección aborda contenido exclusivo de Legion.

Ahora es miembro de los Descoronados, Garona se encuentra dentro de las cloacas de Dalaran en la secreta Morada de las Sombras.

Misiones

Desde su posición en la Garganta de Sangre:

  • H [84] Una visión crepuscular
  • H [84] El truco está en los ojos
  • H [84] Ojo espía

Desde su posición en la Ciudadela Crepuscular:

  • H [85] Garona te necesita
  • H [85] El Martillo del Crepúsculo
  • H [85] Asesinos oscuros
  • H [85] Ayuda de la clamatierras
  • H [85] Corta por lo sano
  • H [85] Solo tú y Garona
  • H [85] Distráelos
  • H [85] El hacha de elementium
  • H [85] Dragona, desencandenada
  • H [85] Golpe de gracia
  • H [85] Agua de vida
  • H [85] De vuelta a las Profundidades de Elementium

Raza

El linaje “no-orco” de Garona ha sido punto de controversia por años. Algunos creyeron que tenía parte humana (semi-humana) como ella alegó. Medivh y Khadgar creyeron que su raza semi-humana era como una subdivisión de la raza humana en Draenor, diferente a la raza humana de Azeroth. Otros sugirieron que traía sangre draenei (semi-draenei) lo cual fue confirmado, aunque investigadores como Brann Barbabronce lo negaron (basándose en su apariencia y su limitado conocimiento de otros semi-draenei existentes en el mundo).

Inicialmente, se creía (incluso Garona lo creyó) que su raza era semi-orca y semi-humana, según afirmaba el manual de Warcraft I y The Last Guardian. En el manual, la misma Garona indica que es “…de linaje orco y humano”. Garona también menciona que fue forzada a cruzar el portal junto con peones a Azeroth desde Draenor, concluyendo que nació en Draenor.

Incluso Medivh y el Gremio de Exploradores creían que era semi-orca y semi-humana. Los humanos tendían a centrarse en sus rasgos orcos y los orcos, en sus rasgos humanos. Según los orcos, tenía manos humanas, demasiado pálidas, débiles y muy feas. Sin embargo, como señaló Brann, debido a su edad era imposible la reproducción entre un orco y un humano pues ya era joven cuando llegó la Primera Guerra a Azeroth. Brann implicó que tenía rasgos físicos de orcos y draenei, pero que sus características no coincidían con los de los draenei que había visto (en ese tiempo abundaban los perdidos).

Finalmente llegó a revelarse que Gul’dan conocía acerca de su verdadera raza y mintió a Garona haciéndole creer que era semi-humana para así infiltrarse fácilmente en la corte del Rey Llane Wrynn.

Garona no tenía razón como para no creer en las mentiras de Gul’dan, hasta que conoció a su tío Maraad, un verdadero draenei. Cuando le reveló su verdadero linaje, Garona no creía hasta que presionó su memoria. Garona se enteró de la verdad. Cuando se encontró con Med’an minutos después, le contó de la sangre draenei que llevaba, mostrando que había aceptado completamente este hecho.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.