Consejo de los Tres Martillos

El Consejo de los Tres Martillos es el gobierno formado en Forjaz después de que Magni Barbabronce quedara petrificado tras intentar activar unas tablillas malditas encontradas en Ulduar. Debido a que el heredero al trono, Dagran Thaurissan II el nieto de Magni, es aún un bebé, un consejo formado por representantes de los tres clanes enanos se encarga de los asuntos de Forjaz hasta que éste tenga la edad de gobernar (o Magni recupere su estado normal).

Miembros

Los representantes que forman el consejo son:

  • Muradin Barbabronce, Gran Señor Feudal del Clan Barbabronce
  • Moira Thaurissan, Reina regente del Clan Hierro Negro
  • Falstad Martillo Salvaje, Gran Señor Feudal del Clan Martillo Salvaje

Trasfondo

Antecedentes

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Cuando el Rey Magni quedó petrificado, su hija Moira se presentó en Forjaz junto a su retoño, Dagran Thaurissan II, para quien reclamaba el trono. Tras sitiar la ciudad y, respaldada por el Clan Hierro Negro, Moira gobernó sobre Forjaz de manera arrogante con mano de hierro. El Rey Varian se vio obligado a intervenir, presentándose en la capital de los enanos con intención de matar a Moira. Tras ser detenido en el último momento por su hijo Anduin, que argumentó que a pesar de actuar como una tirana, era la heredera legítima por lo que matarla supondría poner en duda la sucesión al trono de Forjaz, provocando más caos y enfrentamientos, Varian espetó a Moria que si iba a ser la líder de los enanos, debía aprender a llevar su corona y ganarse el respeto de su pueblo. Como quiera que actuara, era necesario que todos los clanes enanos permanecieran unidos, por eso Varian quiso que la opinión de todos los enanos fuera tomada en cuenta en las decisiones más importantes. Fue entonces cuando creó el Consejo de los Tres Martillos, formado por un embajador por cada uno de los tres clanes enanos. A pesar de sus diferencias ideológicas, los tres representantes debían ceder si querían lo mejor para Forjaz.

Hierro y Fuego

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Siguiendo las condiciones de Varian, cada clan enano envió un representante para formar parte del nuevo consejo. Moira se presentó como embajadora de los Hierro Negro, Muradin viajó desde Rasganorte para represnetar a los Barbabronce y Kurdran regresó de Terrallende para poner voz a los Martillo Salvaje.

Las tensiones en Forjaz eran cada vez mayores y el consejo decidió que todos los clanes debían estar unidos bajo un símbolo de hermanamiento; el martillo de Modimus. Éste arma había sido portada por el primer Rey de Forjaz, Modius Yunquemar antes de que su muerte diera origen a la Guerra de los Tres Martillos. El conflicto había roto el martillo en tres partes que habían sido reclamadas por los tres clanes y que ahora iban a ser reforjados.

Sin embargo Kurdran, que no confiaba en Moira, reconoció que los enanos debían estar unidos pero no de esta manera sino rompiendo con su pasado y empezando desde el principio. La reforja del martillo de Modimus no resolvería los problemas de los enanos que seguirían peleando entre ellos pero si cada uno de los clanes destruía su parte, todos renunciarían a algo igual de importante y nadie podría utilizar el martillo en el futuro como cetro de poder para erigirse por encima del resto.

De esta forma, Kurdran abandonó el Consejo de los Tres Martillos y cedió su sitio a Falstad como representante de los Martillo Salvaje, dada su mayor experiencia diplomática.

Cataclysm

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Durante la beta de Cataclysm, Kurdran aparecía como representante de los Martillo Salvaje para ser sustituido por Falstad antes del lanzamiento de la expansión. De momento, la labor de las tres cabezas visibles de Forjaz parece estar limitándose a discutir los asuntos propios de su cargo sin que se haya producido por ahora ningún acto fuera de lugar.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.