Baine Pezuña de Sangre

Baine Bloodhoof (WC3) o Baine Pezuña de Sangre (WoW) es el líder de los tauren pezuña de sangre tras la muerte de su padre Cairne a manos de Garrosh.

El Gran Jefe Baine Pezuña de Sangre es hijo del difunto líder tauren Cairne Pezuña de Sangre. Además de haber heredado el valor y la gentileza de su padre, Baine se ha convertido en un guerrero sin igual.

Después de la muerte de Cairne en un duelo con el Señor de Guerra Garrosh Hellscream, Baine dejó su hogar en la aldea Pezuña de Sangre cuando los agentes de la matriarca Magatha Tótem Siniestro la atacaron y posteriormente se apoderaron de la Cima del Trueno. Aunque todavía se encontraba dolido por la pérdida de su padre, Baine dirigió un contraataque contra Magatha y sus fuerzas, recuperando finalmente el control de la capital de los tauren.

Al final, el honorable hijo de Cairne le perdonó la vida a la matriarca Magatha y la desterró junto con sus traicioneros aliados a la inclemente Sierra Espolón. Desde entonces, Baine asumió el papel de gran jefe de los valerosos tauren de Mulgore. Pese a que aún existe amargura en torno a la muerte de Cairne, Baine ha jurado lealtad a la Horda y a su Señor de Guerra por el bien de la raza tauren.

Características generales

  • Nombre: Baine Pezuña de Sangre
  • Título: <Gran Jefe>
  • Género: Masculino
  • Raza: Tauren (Humanoide)
  • Clase: Jefe Tauren
  • Ocupación” Gran Jefe de los Tauren, anteriormente líder del Poblado Pezuña de Sangre
  • Localización: High Rise, Cima del Trueno
  • Estado: Vivo
  • Allegado(s): Elder Pezuña de Sangre (antepasado), Cairne Pezuña de Sangre (padre), Tamaala (madre)

Biografía

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft III.

Baine es el hijo del viejo Cairne. Ha luchado junto a su padre con orgullo y respeto para defender a su gente contra las amenazas que los acechaban cuando se establecieron en las praderas de Mulgore. Sin embargo, en uno de los ataques de los centauros a su aldea, Baine fue capturado y trasladado a campamento enemigo. Trató de permanecer con vida a pesar del pesimismo que le ocasionaba ver como sus compañeros iban siendo asesinados uno a uno hasta que solo quedó él.

Fue buscado insistentemente por Tagar quien contactó con Rexxar que fue finalmente quien lo rescató y lo devolvió a su padre. Como agradecimiento, los tauren decidieron unirse a los orcos en el asalto a la fortaleza de Daelin Proudmoore.

Tempestira

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Baine aparece como un personaje en la novela Tempestira. Tras la derrota del Rey Exánime, Baine es ahora el líder de los tauren. Cuando la pesadilla esmeralda empezó a influir sobre los ciudadanos de la Cima del Trueno, él ayudó a su gente a resistir. Más tarde, cuando Malfurion reclutó a guerreros de Azeroth para la batalla contra la pesadilla, Baine fue uno de los que respondieron a la llamada. Una vez dentro del Sueño Esmeralda, mostró sus aptitudes para el liderazgo. Cuando Malfurion le dio el liderazgo a Varian Wrynn para la batalla, Baine calmó los ánimos de la Horda siendo el primero en mostrarle su apoyo y permanecer de su parte. A pesar de enfrentarse aparentemente a una batalla perdida, las fuerzas unidas de Azeroth salieron victoriosas, y Baine pudo regresar con su gente para reparar el daño causado por la pesadilla.

World of Warcraft

Esta sección aborda contenido exclusivo de World of Warcraft.

Baine estuvo durante mucho dirigiendo el Poblado Pezuña de Sangre, como jefe. Era el primer personaje conocido con el que los jugadores tauren se encontraban.

Baine lideró una investigación sobre las operaciones de Ventura y Cía en el este y una campaña contra los gnolls de la tribu Crin Pálida en el oeste.

También trató de advertir a los mineros enanos de la Excavación de Bael’dun que sus violentos métodos estaban dañando a los espíritus de la tierra, enviando a aventureros a romper sus herramientas. Ya en Cataclysm, ante la escasa atención que los enanos mostraron, mandó asesinarles para proteger a los espíritus.

Debido a la avanzada edad de su padre, la importancia de Baine fue cobrando importancia con cada año que pasaba. A pesar de su formidable talento como guerrero, aún le faltaba para llegar a igualar a su padre, sin embargo para asuntos importantes siempre era requerido para ayudar a su gente. Durante la invasión elemental previa a la devastación, Baine se trasladó a la Cima del Trueno donde estuvo luchando en el Alto de los Espíritus contra elementales de viento y agua.

Ascenso en la víspera del Cataclismo

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

La guerra contra el Rey Exánime en Rasganorte ha hecho que Baine sustituya a Cairne en los asuntos que atañen a su pueblo. Baine se muestra como un lider querido y merecedor de la confianza depositada en él.

Sin embargo, la tragedia se cebó con su padre cuando, tras ser engañado por los Tótem Siniestro, retó a Garrosh a un combate en Orgrimar que fue amañado para que el jefe orco acabara matando al gran jefe tauren. Tras esto, Magatha ordenó matar a quienquiera que se encontrara en el Poblado Pezula de Sangre con la intención de acabar con Baine y sustituir a Cairne como Gran Jefe de los tauren. Baine que desconocía lo que había sucedido, fue avisado por Canto de Tormenta, un desertor de los Tótem Siniestro, y mandó emisarios a los poblados cercanos para avisar de la traición de la tribu rival de los Pezuña de Sangre.

Baine se encontró en el Campamento Taurajo con Hamuul Tótem de Runa, consejero de su padre, a quien pidió consejo sobre cómo actuar contra los Tótem Siniestro. Hamuul le recordó que sus aliados eran pocos: no se sabía nada de los orcos tras el incidente que acabó con la muerte de Cairne, los Renegados se encontraban vigilados por la guardia Kor’kron tras lo sucedido en la Batalla por Entrañas, los elfos de sangre se encontraban demasiado lejos y los trol Lanza Negra eran demasiado pocos. Sin amigos a quien recurrir, Baine decidió pedir ayuda a un enemigo cercano: Lady Jaina.

Mientras estaba en Theramore, Baine tuvo un encuentro inesperado con el príncipe Anduin Wrynn, heredero al trono de Ventormenta. Ambos congeniaron hasta el punto que Anduin le dio a Baine el Rompemiedos, una reliquia de los Barbabronce que le había dado Magni. El martillo “aceptó” a Baine que fue tocado por la Luz. Jaina, conmovida por este gesto, accedió a prestar ayuda económica a Baine para tratar de echar abajo los planes de Magatha y los Tótem Siniestro.

Debido a su negro pelaje, Canto de Tormenta era el perfecto agente infiltrado (en realidad era el único disponible). Tras viajar a Trinquete con el oro de Jaina, pidió ayuda a Gazlowe. El goblin al que siempre le había caído bien Cairne decidió ayudar a Baine proporcionándole zepelines y explosivos. Además de los tauren que reclutó, recibió la ayuda de mercenarios contratados por Theramore; los suficientes como para realizar un ataque por sorpresa a la Cima del Trueno ocultos gracias a una falsa tormenta que los poderes de Canto de Tormenta habían invocado.

Baine pudo derrotar a Magatha, a la que perdonó la vida permitiendo que los Tótem Siniestro la acompañaran en su exilio. No tuvo tanta consideración con Garrosh, con quien se reunió en las Mil Agujas al que acusó de participar en el juego traicionero de Magatha. Garrosh inistió en que no se dio cuenta del engaño hasta que fue demasiado tarde y esperaba que Baine luchara contra él. El joven tauren se negó aduciendo que un enfrentamiento así dividiría a la Horda y consideraba el asunto cerrado aunque le guardaría rencor a Garrosh por la parte que le tocaba al haber retado a su padre a un combate a muerte. Garrosh sintió una profunda admiración por este gesto del nuevo Gran Jefe tauren, poniendo a su disposición la lealtad de la Horda.

Al igual que Nuestros Padres

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Baine decidió no vengarse de Garrosh para que prevaleciera la unidad de la Horda aunque se mostraba enojado con el líder orco por el aumento de exigencias de recursos que demandaba de los tauren. Una de ellas era acceder al agua de Mulgore ya que los nuevos vecinos de la Horda, los goblin de Azshara, habían envenenado los pozos cercanos a Orgrimmar con sus industrias contaminantes.

Durante una reunión entre ambos líderes en la que estaba presente Hamuul, los tauren cedieron a cambio de supervisar las actividades de los goblin. Sin embargo los envíos de agua a Durotar sufrieron ataques de jabaespines de una virulencia nunca vista antes. Ante esto Baine trató de buscar una salida diplomática y pacífica antes que planetarse librar una guerra en Mulgore, tal y como haría Garrosh. Esto provocó que muchos tauren mostraran su insatisfacción con las acciones de Baine al considerarlo débil e incluso un grupo de ellos encabezados por Pezuñagris Sendaeterna decidieron abandonar Mulgore. Por su parte, el líder tauren buscó ayuda en los chamanes de la tribu.

Pronto Hamuul descubrió que el aumento de ataques de los jabaespines se debía a que la devastación había acabado con sus reservas y por eso se veían obligados a buscar sustento atacando a las caravanas de la Horda. Tras informar de esto a Garrosh, éste se enfureció y quiso planear un asalto de los Kor’kron contra la guarida de los jabaespines mientras que Baine se ofreció a apoyarlo con los Caminasol. Una vez dentro, las emboscadas de cientos de jabespines pusieron contra las cuerdas a los miembros de la Horda, obligándoles a batirse en retirada sin embargo más adelante sufrieron una nueva trampa que los dejó atrapados. Sin embargo, gracias a la Madre Tierra invocada por Hamuul (de la que Garrosh se había burlado en ocasiones anteriores), hizo que una gran corriente de agua penetrara en los túneles ahogando a los jabaespines. Baine se adelantó y les aconsejó a aquellos que aún resistían que a partir de ahora podían tomar este agua para su consumo propio en lugar de asaltar las caravanas de la Horda, consiguiendo una solución pacífica y sin derramamiento de sangre.

La forma de Baine de resolver la crisis tuvo gran calado. Garrosh lo tuvo en mucha mayor consideración y Pezuñagris desistió en abandonar la Cima del Trueno. Una vez que Baine consiguió la reputación y la confianza de su pueblo y de la Horda, estaba preparado para sustituir a su padre al frente de los tauren.

Misiones

Tras el parche 4.0.3, Baine fue sustituido en el Poblado Pezuña de Sangre por Ahmo Tronacuerno que tomó el relevo en las misiones iniciales. Por su parte Baine recibe a los aventureros en la Cima del Trueno con nuevas misiones:

  • H [10] Baile de guerra
  • H [10] Viaje a Cima del Trueno
  • H [12] Caminar con la Madre Tierra
  • H [15] Enemigos debajo (mazmorra)
  • H [??D] Un regalo para el Gran jefe (Amor en el aire)

Misiones eliminadas tras el Parche 4.0.3

  • H [6] Compartir la tierra
  • H [6] Rito de la Visión
  • H [6] Una excavación de los enanos

RPG

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft RPG.

Cuando Brann Barbabronce estuvo en Kalimdor y estudió a los tauren (cuyos escritos fueron recopilados en Lands of Mystery), tuvo la oportunidad de hablar con Cairne en la Cima del Trueno sobre los enanos de Excavación de Bael’dun. Baine reunió a un grupo de jóvenes tauren con la idea de enviar emisarios a la excavación de los enanos para convencerlos de que permitieran que un chamán supervisara sus actividades para asegurarse que la tierra no resultaba dañada durante sus extracciones. Baine les preguntó también sobre sus actividades comerciales con Ventura y Cía — una incómoda cuestión para la que era más útil unos cuantos mandobles al aire de hacha que la diplomacia convencional para hacer colaborar a los enanos.

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.