Nozdormu, el Atemporal

NozdormuNozdormu fue uno de los cinco grandes Dragones Aspectos a los que los titanes encargaron vigilar Azeroth. Aman’Thul le otorgó el poder del tiempo y el futuro y con todo, se convirtió en el líder del Vuelo de Bronce. Se enfrentó a los demonios de Legión Ardiente durante la Guerra de los Ancestros. Tras esto, se recluyó inmerso en sí mismo y sus quehaceres. Aparece rara vez si la situación requiere su presencia como cuando se enfrentó a Alamuerte durante la Segunda Guerra.

Características generales

  • Nombre: Nozdormu
  • Título: Aspecto del Tiempo, El Eterno, El Atemporal, El Señor del Tiempo, Señor de los Siglos, Maestro del Tiempo, Dragón de las Edades
  • Género: Masculino
  • Raza: Dragón bMonte Hyjalronce (Dragonante)
  • Afiliación: Vuelo de Bronce, Dragones Aspectos, Acuerdo del Reposo del Dragón
  • Ocupación: Aspecto del Vuelo de Bronce, Guardían del curso del futuro y destino de Azeroth
  • Localización: Aparece brevemente en el Santuario de Dragones Bronce (Cementerio de Dragones) y Nordrassil (Monte Hyjal)
  • Estado: Vivo (lore), Matable (WoW; como Murozond)
  • Allegado(s): Soridormi (consorte), Anachronos (hijo), Murozond (forma futura)

Descripción

Esta sección aborda contenido exclusivo de Warcraft RPG.

Nozdormu es un delgado y sinuoso dragón de bronce, con escamas de color marrón-dorado metálico que puede adaptar la arena a su cuerpo y moldearla en una forma definida. Sus ojos están hechos de piedras preciosas, del color del sol. Se mueve con velocidad y una gracia que contrasta con su monstruosa forma. Curiosamente, su posición parece que cambia de un momento a otro como si su ubicación en el espacio estuviera en un constante flujo.

Nozdormu es el encargado de garantizar que el flujo del tiempo transcurra con normalidad, sin interrupción, y que los acontecimientos sucedan como estaban destinados. Para llevar a cabo esta misión, Nozdormu sabía mucho sobre la naturaleza del tiempo. Usa sus poderes y habilidades para impedir que los demás descubran los secretos de estos mismos. Si un hechicero u otro mortal empieza a profundizar mucho en la magia que altera o afecta el tiempo, Nozdormu, de un modo u otro, tratará de eliminar la amenaza. Nozdormu está estrechamente relacionado con el mismo tiempo y es el fiel reflejo de la paciencia. Tiene pocos seguidores, salvo entre los elfos de la noche que todavía deseen convertirse de nuevo en imperecederos. No presta atención a aquellos que lo veneran, ni acepta ni desaprueba sus esfuerzos. Nozdormu vive en las Cavernas del Tiempo, un sinuoso complejo ubicado en el desierto de Tanaris. Aquellos que se aventuren ahí y consiguen pasar de los centinelas, rara vez regresan sin cambios. Algunos se vuelven más jóvenes o más ancianos. Otros se pierden en el tiempo y regresan décadas o siglos más tarde. Incluso hay leyendas que salieron de las cavernas antes de haber entrado.

Nozdormu es difícil de derrotar a causa de su habilidad de ver en los corredores del tiempo y repetir acontecimientos si no suceden como él siente que deben ocurrir. Es extremadamente inteligente y usa sus conocimientos para determinar el mejor camino que los hechos deben seguir antes de proceder. Si falla, simplemente lo intenta de nuevo o, en caso que sea necesario, usa su poder para evitar el enfrentamiento. Puede adoptar cualquier forma que desee, como si se encontrara bajo los efectos de un hechizo que cambia de forma a cada momento. Con frecuencia asume el papel de una criatura humanoide que viaja de incógnito como un simple plebeyo o peón. Cuando hace esto, el único rasgo acusado que muestra es la ausencia de cualquier necesidad de prisa.

Biografía

El Ordenamiento de Azeroth

Cuando los titanes partieron de Azeroth, encargaron a las especies más grandes del mundo con la misión de vigilar Kalimdor. De todos los vuelos de dragón, cinco de ellos ejercerían la dominación sobre el resto. Los vuelos eran: rojo, azul, verde, negro y de Bronce. Aman’Thul, el Alto Padre del Panteón, entregó una porción de su poder cósmico al enorme dragón de bronce Nozdormu para que protegiera el propio tiempo y vigilase el siempre cambiante curso del futuro y el destino. El estoico y honorable Nozdormu fue conocido como el Eterno’. Sus habilidades le permitieron conocer cómo iba a morir  lo que le hizo darse cuenta de que su poder era tan grande que no tenía que responder ante nadie.

La Guerra de los Ancestros

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Poco después del fin de la Tercera Guerra, el mago humano Rhonin fue llamado, una vez más, por su amigo y mentor, el dragón-mago Krasus del Kirin Tor. Nozdormu, atrapado en diversos momentos del tiempo, había conseguido ponerse en contacto brevemente con Krasus, poniéndole al corriente de una extraña anomalía en las montañas de Kalimdor que había llamado su atención. Krasus convenció a Rhonin de viajar con él a Kalimdor a investigar. Mientras tanto, los orcos Broxigar y Gaskal fueron enviados por su Jefe de Guerra Thrall en una misión similar y sintieron la brisa de un extraño suceso natural que estaba tomando forma en las cercanías. Una vez ahí, Krasus, Rhonin y Brox descubieron una “grieta” en el tiempo por la que fueron absorvidos y empujados 10.000 años hacia el pasado, justo antes de la primera invasión de la Legión Ardiente.

Durante el conflicto, Nozdormu fue reemplazado en la corte de los dragones por su consorte principal, Soridormi. Al final de la guerra, Nozdormu escapó después de que la línea de tiempo se arreglara y ayudó a los demás Dragones Aspectos con la creación del Árbol del Mundo, Nordrassil. Nozdormu realizó un encantamiento sobre él que aseguraba que mientras el árbol siguiera existiendo, los elfos de la noche serían inmortales. Tras esto, tuvo una conversación con Krasus, donde le agradeció su ayuda y estuvo de acuerdo en supervisar los huevos de dragón azul que Krassus había salvado. Este hecho fue de los pocos (si no el único) en el que el Aspecto del Tiempo permitió que la línea temporal fuese alterada, bajo la creencia de que era mejor disponer de unos pocos dragones azules que de ninguno y se disculpó por los errores que cometerá en el futuro.

La Segunda Guerra

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Durante la Segunda Guerra, el brujo orco Nekros Skullcrusher consiguió hacerse con el Alma del Demonio y lo usó para esclavizar a Alexstrasza, la Reina del Vuelo Rojo, con la intención de obligar a su linaje a obedecer a los orcos. El objeto fue luego destruido en Grim Batol por el mago Rhonin, que había conseguido una escama de Alamuerte (dado que Alamuerte era el único dragón que no imbuyó su poder en el artefacto, la materia que procedía de él era lo único que podía dañar el objeto). Nozdormu acudió a ayudar gracias a la mediación de Ysera (a la que Krasus había pedido ayuda) y finalmente apoyó a los demás Aspectos en la persecución de Alamuerte cuando el Alma del Demonio fue destruida.

La Tercera Guerra

Nozdormu no participó durante la segunda invasión de la Legión Ardiente, pero sí tomó una decisión que afecta al mundo en la actualidad. Cuando las razas mortales plantearon la resistencia final en el Monte Hyjal, el Árbol del Mundo fue sacrificado para destruir a Archimonde, de manera que los elfos de la noche volvieron a ser mortales. Los druidas, lifderados por Fandral Corzocelada, decidieron entonces crear un nuevo Árbol del Mundo en la costa de Kalimdor, al que llamaron Teldrassil, para volver a recibir el don de la inmortalidad. Sin embargo, este árbol no recibió la bendición de Nozdormu ni de ningún otro Aspecto.

The Burning Crusade

Esta sección aborda contenido exclusivo de The Burning Crusade.

El Vuelo de Bronce tiene una importancia creciente a partir de The Burning Crusade debido a la apertura de las Cavernas del Tiempo. Nozdomru se encuentra ausente realizando una misión y se desconoce su paradero. En su lugar, como líderes del Vuelo Bronce, se encuentran Anachronos (líder del Linaje de Nozdormu), su consorte Soridormi (líder de la Escama de las Arenas) y Andormu y su hermana Nozari (líderes de los Guardianes del Tiempo).

Wrath of the Lich King

Esta sección aborda contenido exclusivo de Wrath of the Lich King.

Aunque continúa ausente la mayor parte del tiempo, Nozdormu aparece brevemente en el Santuario de Dragones Bronce durante las misiones N [75] Misterio del infinito y N [80] El misterio de lo Infinito, Vuelta Atrás, en forma espectral, luchando contra el Vuelo Infinito.

El Crepúsculo de los Aspectos

Esta sección aborda contenido exclusivo de novelas e historias cortas.

Siguiendo instrucciones de Ysera, Thrall y Desharin viajaron a las Cavernas del Tiempo donde descubrieron que ni el mismo Vuelo de Bronce conocía el paradero de Nozdormu. Allí fueron atacados por un misterioso asesino y Thrall, tras huir por diversas líneas temporales, decidió que debía encontrar al Aspecto de Bronce. Tras descubrir varias imágenes del Atemporal, el orco se dio cuenta que no existían realmente varias líneas temporales alternativas sino una sola dividida en pasado, presente y futuro y Nozdormu estaba atrapada en todas ellas a la vez.

Tras cerrar los ojos, se vio flotando en una maraña espacio-temporal con portales a todas las épocas de su vida. Allí encontró a Nozdormu que se dio cuenta que andaba perdido en el tiempo y le confesó a Thrall que todos los sucesos de la historia de Azeroth – el ataque a los Aspectos, la Pesadilla Esmeralda, la locura de Neltharion y Malygos – habían sido orquestados por la misma mano negra. Nozdormu se había quedado atrapado en el tiempo mientras trataba descubrir al responsable y finalmente se dio cuenta que no era otro que él mismo. El Aspecto explicó a Thrall que en uno de los posible futuros, se convertiría en el líder del Vuelo Infinito, algo que no deseaba pero que tampoco sabía cómo detener. De modo que le encargó a Thrall la misión de lograr que Alexstrasza superara la pena por la pérdida de Korialstrasz tras la destrucción de la Cámara de los Aspectos, y saliese de su reclusión en Desolace.

Más tarde, durante la lucha de los Aspectos contra Chromatus, Nozdormu se unió a la batalla al frente de los dragones de bronce. El Atemporal advirtió a sus aliados que debían retirarse o de lo contrario, tal y como había visto en la línea temporal, todos morirían. Ya en lugar seguro, Nozdormu explicó que los Aspectos formaban parte de un todo pero que les faltaba una pieza, y mientras faltara esa pieza no podrían derrotar a Chromatus. Sabiendo que la pieza faltante era Neltharion, Thrall ofreció su espíritu como defensor de la Tierra en la batalla contra el dragón cromático para que los Aspectos volvieran a ser uno solo, y con esta fuerza consiguieron su objetivo, encerrando a Chromatus en una de las prisiones arcanas del Nexo.

Tras la lucha, Nozdormu confesó ante los Aspectos, su implicación en los sucesos del Vuelo Infinito y explicó que quien movía los hilos de esta gran conspiración no eran otros que los Dioses Antiguos.

El destino de los Aspectos

Esta sección aborda contenido exclusivo de Cataclysm.

Tras la devastación provocada por Alamuerte, Nozdormu apareció en su forma humanoide a partir del Parche 4.2 en la cadena de misiones de Vínculos elementales ayudando a restaurar el Árbol del Mundo junto a Ysera, Alexstrasza, Kalecgos, Malfurion, Thrall y Aggra.

Tras la boda de Thrall dice las siguientes palabras a los jugadores

Sí, <clase>, las cosas parecen sombrías. Pero sabemos que incluso cuando las cosas parecen aclararse, lo hacen con un propósito mayor.

<A pesar de sus reconfortantes palabras, Nozdormu parece aquejado, más bien enfermo>

Y es que la preocupación de Nozdormu estaba más que justificada. El Aspecto del Vuelo de Bronce se encontraba apesadumbrado por la muerte de Zirion y sus hermanos, enviados a una misión a través de los portales del tiempo. Se sentía responsable por haberles enviado a tan peligrosa empresa sabiendo que sus poderes habían sido contrarrestados por una magia igual de poderosa que la suya. Tick le había dicho que Zirion había estado en el futuro, en la hora del crepúsculo donde el líder del Vuelo Infinito había acabado con él.

Su culpabilidad lo acompañó en la reunión a la que había sido convocado junto el resto de aspectos en Hyjal, para tratar de urdir una estrategia contra Alamuerte. Allí, Nozdormu confesó que había asesinado a Zirion y que en el futuro, se convertirá en el líder del Vuelo Infinito. En su locura por evitar su muerte, Nozdormu se había convertido en Murozond y comenzó a enviar a sus dragones infinitos al pasado para cambiar las líneas temporales y tratar así de escapar de su destino.

Poco despúes Ysera y Kalecgos regresaron con una idea para acabar con Alamuerte en la que necesitaban la ayuda de Nozdormu. El plan consistía en recuperar el Alma de dragón del pasado y usarla en el presente contra Neltharion. After telling Alexstrasza, the Dragonqueen departs to tell Nozdormu. Tras un debate con Alexstrasza sobre la conveniencia de alterar las líneas temporales, Nozdormu informó a los Aspectos que había algo que impedía a los viajeros del tiempo, regresar a la época de la Guerra de los Ancestros. Ese algo provenía del futuro y seguramente era él mismo como Murozond el que se guardaba las espaldas ante posibles ideas como la que los Aspectos pretendían llevar a cabo. Ante esto, el plan cambió y en primer lugar, habría que viajar al futuro para derrotar a Murozond y abrir la línea temporal hasta la la época de la Reina Azshara. Debido a que el artefacto contenía la esencia de los Aspectos, ninguno de ellos podía hacerse con él por lo que le pidieron ayuda a Thrall que ayudado por las razas mortales de Azeroth. Nozdormu sería el encargado de abrirles las puertas temporales y, una vez que hubieran cumplido su misión, devlver el Alma de dragón a su tiempo para evitar alterar los acontecimientos pasados.

Kalecgos recordó que los titanes los habían bendecido para evitar el fin del mundo y que una vez que lo consiguieran, los regalos que les fueron otorgados, tiempo, vida, naturaleza y vida, acabarían para siempre.

El fin de la eternidad

Nozdormu envió a los aventureros de Azeroth a un futuro lejano y desolado para descubrir la anomalía que bloquea el pasado. Allí se encuentran un Cementerio de Dragones muy diferente, despojado de su paisaje nevado, y con un poco más que ruinas de los otrora grandiosos santuarios de dragones. Sólo permanece en pie el Templo del Reposo de Dragón como recordatorio de la locura de Alamuerte; lo que queda de sus restos chamuscados está empalado en la cima de la estructura.

En este futuro sombrío, Nozdormu ha identificado una criatura poderosa que viene fuera del tiempo y que vive sola entre los ecos de los retorcidos tiempos del pasado. Cuando estas sombras hayan sido derrotadas, la desquiciada figura que bloquea la visión de Nozdormu será develada en el Santuario de Dragones de Bronce. Ninguno de los Aspectos de Dragón podría haber predicho qué entidad tendría tal poder como para interrumpir la visión del Atemporal… la capacidad para crear un nuevo e infinito vuelo de dragón.

Murozond es la versión futura de Nozdormu que se volverá inevitablemente loco y tratará de interferir en el pasado de manera que los aventureros deberán matarlo para frustrar sus planes. Justo antes de acabar con él, Nozdormu les dice:

“Al fin ha ocurrido. Me ha llegado la hora. El ciclo se ha cerrado. Mi yo del futuro no volverá a causar más daño.

Sin embargo, con el tiempo… sucumbiré a la locura. Y vosotros, héroes… me venceréis. El cliclo se repetirá. Así debe ser.

Lo que importa es que Azeroth no sucumbió; que todos sobrevivimos para luchar un día más.

Todo lo que importa… es este momento.”

Una vez que el Alma de dragón fue traída al presente, la acción se desplazó a la Cámara de los Aspectos, donde se forjó el artefacto. Los Aspectos volvieron a imbuir su poder en el medallón haciéndolo aún más poderoso mientras el Templo del Reposo del Dragón era atacado por los seguidores de Alamuerte. La batalla se trasladó a la Vorágine donde, tras abrir un huevo en su armadura de adamantium, Alamuerte comenzó a mutar hasta mostrar su forma más terrible.

Allí los Aspectos guiaron a Thrall para usar el Alma de dragón y acabar con Neltharion, cumpliendo así con la tarea que les había sido encomendada hacía siglos. Los Aspectos se convirtieron a partir de entonces en mortales, el brillo de sus ojos se apagó y las arenas del tiempo de las hombreras de Nozdormu manaron hacia su mano. Tras la pérdida de los poderes de Nozdormu, el Alma de dragón volvió en el tiempo al momento en que fue robada.

Nozdormu

Share

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.