Capítulo VIII: El Retorno de la Legión Ardiente

Legión Ardiente“Nunca escuchamos las antiguas profecías. Como tontos, nos odiábamos al igual que antaño. Y combatimos como lo habíamos hecho durante siglos. Hasta el día que del cielo llovió fuego y el nuevo enemigo cayó sobre nosotros. Ahora estamos al filo de la destrucción ya que el Reino del Caos por fin ha llegado…”

A partir de este punto, la historia describe el argumento del videojuego Warcraft III: Reign of Chaos y su expansión Warcraft III: The Frozen Throne, en algunos casos con pequeños detalles añadidos de otros medios.

La Visión de Thrall

El sol cae lentamente sobre el ocaso. Sobre las tranquilas praderas la brisa mece los últimos remanentes de la hierba. Una voz, por centurias perdida, danza en el viento. “Las arenas del tiempo se han ido, hijo de Durotan”. De pronto, a lo lejos, una columna de humo, oscura, cual terrible incertidumbre de la desgracia, se eleva desde el horizonte, y al son de cientos de pasos que corren presurosos hacia la muerte, al son de los tambores de guerra que hace siglos hicieron retumbar los cimientos mismos de la tierra, corren las almas presurosas hacia su destino de sangre y fuego. Allí, bravía, inmensa, desafiante, como la soñaran los antiguos Señores de la Guerra, la fatal Horda marcha. “Los gritos de guerra de nuevo hacen eco en el viento. Los fantasmas del pasado recorren la tierra, y gimen una vez más por el conflicto”. Al horizonte la esperanza y la muerte se dan la mano y se transmutan en el grito de la amargura. Una espada maldita se levanta y blande el destino de los pueblos. Al son de trompetas, espadas, escudos, lanzas, estandartes, la Alianza se lanza desesperada a la lucha. “Héroes se levantarán para asumir el reto, y guiarán a los suyos a la batalla”. El cielo se ha enrojecido, y Thrall, de pie entre sus hermanos, mira como del cielo descienden en medio de llamas enormes meteoros que evocan un destino largamente olvidado. “Y mientras los ejércitos mortales se destruyen unos a otros, la Sombra Ardiente ha llegado para consumirnos a todos…” Bajo el cielo lluvioso, una figura se materializa, y señalando al jefe orco le ordena. “¡Tú deberás conducir a la Horda para cumplir con su destino!”. Repentinamente, todo es oscuridad. Y en la profundidad del inconsciente, la voz reclama: “Sígueme afuera”. Thrall ha despertado. Un sudor frío corre por su frente. Afuera de su cabaña, solo se escucha el chapoteo de la lluvia en la oscura noche…

Thrall despierta de su perturbadora visión para encontrar un cuervo afuera de su madriguera. Para su sorpresa, el cuervo se ha transformado en un hombre. Aún excitado, Thrall interroga al humano sobre sus propósitos. Éste le responde que fue humano hace mucho tiempo, pero que ahora es algo más. Ha proclamado ser un Profeta, quien ha de mostrarle el destino de la Horda. Dispuesto a seguirlo, el Profeta ha anunciado al líder orco el regreso de los demonios, y que Thrall debe conducir a la Horda hacia el oeste, cruzando el Gran Mar hacia las ancestrales tierras de un continente llamado Kalimdor. Solamente allí los orcos podrán prevenir la destrucción que se avecina. Aunque Thrall inicialmente desconfía de la misión, decide llevarla a cabo.

Tres días después, cerca de la costa de Lordaeron, los trabajadores de Thrall han construido un campamento temporal para recibir a los guerreros de los clanes. Sin embargo, se muestra turbado ante la reciente información que ha recibido. El clan Grito de Guerra y su invencible líder Grom Grito Infernal han sido capturados y se encuentran en una base humana de la Alianza cerca del puerto. Los humanos lo incitan a rendirse, pero las fuerzas de Thrall atacan la base. Destruyendo su resistencia, Thrall y Grom deciden robar los barcos humanos para viajar hacia el oeste. La Horda, luego de años sin un hogar, sale en busca de su destino.

Share

Deja un comentario

Your email address will not be published.